Impactos Del Fenómeno El Niño (FEN) En La Economía ... - GIZ

Copy and paste this link to your website, so they can see this document directly without any plugins.



Keywords

para, daños, total, daño, Piura, como, sector, infraestructura, viviendas, Lambayeque, 1997-1998, sobre, Libertad, entre, información, riesgo, CuADro, Cuadro, instrumentos, este, tres, mayor, sectores, producción, 2010, Daños, departamentos, inversión, 1982-1983, Fuente:

Transcript

Informe TécnIco 1
Impactos del Fenómeno El Niño (FEN)
en la economía regional de Piura,
Lambayeque y La Libertad
Proyecto Seguros para la Adaptac ión a l Cambio Cl imát ico
2
Informe TécnIco 1
Impactos del fenómeno el niño (fen) en la economía regional de Piura, Lambayeque y La Libertad
Proyecto Seguros para la Adaptación al cambio climático
Asesor Principal
Alberto Aquino

Jr. Los Manzanos 119, San Isidro

Autores
Elsa Galarza y Joanna Kámiche
Con la colaboración de Mauricio Collado y Aída Pacheco
corrección de estilo
Rosa Díaz
Diseño y diagramación
Renzo Rabanal
fotografías
Archivo GIZ, Diario El Tiempo, Piura
Impresión
Galese S. A. C.
Av. Cayetano Heredia 839, Jesús María
Primera edición, Lima – Perú, septiembre de 2012
Cooperación Alemana al Desarrollo – Agencia de la GIZ en el Perú
Av. Prolongación Arenales 801, Miraflores
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.º 2012-11247
Se autoriza la reproducción total o parcial de esta publicación bajo la condición
de que se cite la fuente.
Este Informe Técnico ha sido elaborado sobre la base de los resultados del estudio Impactos del
Fenómeno El Niño (FEN) en la economía regional de Piura, Lambayeque y La Libertad, desarrollado por
las autoras por encargo del Proyecto Seguros para la Adaptación al Cambio Climático de la GIZ Perú.
La impresión de este documento se ha realizado gracias al financiamiento
del Proyecto Inversión Pública y Adaptación al Cambio Climático (IPACC) / GIZ
Índice
Introducción: antecedentes y objetivos de este informe técnico ............................... 5
I. Estimación de daños de un futuro FEN intenso ................................................... 7
1. Análisis ex post: FEN 1982-1983 y 1997-1998 ................................................. 7
1.1. Daños a escala nacional ............................................................................ 7
1.1.1. El Niño 1982-1983 ............................................................................. 7
1.1.2. El Niño 1997-1998 ............................................................................. 8
1.2. Daños a escala regional y sectorial ......................................................... 13
1.2.1. Agricultura y pesca (producción) ..................................................... 13
1.2.2. Infraestructura y servicios básicos .................................................. 16
2. Análisis ex ante: potenciales daños de un FEN intenso en el año 2010 ...... 22
2.1. Estimación de daños en el sector agrícola.............................................. 23
2.1.1. Daño directo: tierras perdidas ......................................................... 23
2.1.2. Daño directo: sistemas de riego y drenaje ...................................... 24
2.1.3. Daño indirecto: producción agrícola ................................................ 26
2.1.4. Daño total: agricultura ..................................................................... 28
2.2. Estimación de daños en el sector vivienda .............................................. 29
2.3. Estimación de daños en el sector transportes ........................................ 33
2.4. Estimación de daños en el sector saneamiento ...................................... 34
2.5. Estimación de daños agregados: agricultura, vivienda,
transportes y saneamiento ............................................................................. 36
3. Estimación del impacto en las finanzas públicas .......................................... 37
II. Análisis de instrumentos financieros para el manejo del riesgo de desastre ......39
1. Descripción de instrumentos .......................................................................... 39
2. Comparación de instrumentos ........................................................................ 41
3. Propuestas de instrumentos financieros para manejar un FEN intenso futuro ....43
3.1. Condiciones de la oferta .......................................................................... 43
3.2. Condiciones de la demanda ..................................................................... 44
Conclusiones y recomendaciones
1. Conclusiones ......................................................................................................... 47
2. Recomendaciones ................................................................................................ 48
2.1. En relación con la información ..................................................................... 48
2.2. En relación con las acciones para reducir la vulnerabilidad y el riesgo ...........49
2.3. Para futuros estudios .................................................................................... 50
Referencias bibliográficas ........................................................................................ 51
Listado de cuadros .................................................................................................... 53
4
5
Introducción: antecedentes
y objetivos de este informe técnico
La Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH (cooperación alemana al desarrollo) en el Perú está ejecutando el Proyecto Seguros para la
Adaptación al Cambio Climático, el cual se enfoca de manera especial en el riesgo
asociado al Fenómeno El Niño (FEN) intenso. Este proyecto se lleva a cabo en cooperación con la empresa de consultoría GlobalAgRisk, especializada en el desarrollo de
seguros indexados contra riesgos climáticos.
En este marco, se realizó el estudio Impactos del Fenómeno El Niño (FEN) en la economía regional de Piura, Lambayeque y La Libertad, el cual busca identificar y cuantificar los impactos de los FEN intensos, en particular los de los años 1982-1983 y
1997-1998, sobre la economía peruana, con especial énfasis en los departamentos de
Piura, Lambayeque y La Libertad y en los sectores agrícola, vivienda, transportes y
saneamiento. Asimismo, el estudio incluye una propuesta acerca de los instrumentos
financieros que se pueden utilizar para gestionar el riesgo asociado a este fenómeno
climático, de tal manera que se pueda contar con recursos para hacerle frente. Los
resultados del estudio pretenden contribuir a que los gobiernos regionales y demás
sectores involucrados identifiquen los costos en los que incurren como consecuencia
de la ocurrencia de un FEN intenso.
Al respecto, el objetivo de este informe técnico es presentar los principales resultados
de este estudio, con el fin de contribuir a que las autoridades regionales, locales y demás agentes involucrados puedan tomar decisiones mejor informadas para la gestión
prospectiva y correctiva del riesgo relacionado con FEN intensos.
D
ia ri o E
l ti Em po , P
iU ra 6
7
I. estimación de daños de un futuro fen intenso
Los FEN de 1982-1983 y 1997-1998 son considerados como los eventos intensos más
recientemente ocurridos en el Perú. El FEN 1997-1998 ha sido estudiado de manera
más sistemática que el FEN 1982-1983 por lo que el detalle del análisis y los resultados son más precisos y consistentes.
La información básica para este estudio en el caso del FEN 1982-1983 proviene de
Ferradas (2000) y en el del FEN 1997-1998 de la Corporación Andina de Fomento
(CAF, 2000).
Para la estimación de daños se ha realizado un primer análisis ex post, que incluye la
información cuantitativa sectorial de los FEN intensos 1982-1983 y 1997-1998. Se ha realizado un análisis en el ámbito nacional, considerando los daños agregados, y luego un
análisis regional de los daños específicos en los departamentos de Piura, Lambayeque
y La Libertad. Posteriormente, se realizó un análisis ex ante, el cual estimó los potenciales daños en los sectores agricultura, vivienda, transporte y saneamiento. ante la
ocurrencia de un FEN intenso, bajo las condiciones de infraestructura y producción de
estos tres departamentos en 2010.
1. Análisis ex post: fen 1982-1983 y 1997-1998
1.1. DAñoS A ESCAlA NACIoNAl
Ambos FEN causaron múltiples impactos socioeconómicos en algunas regiones del
país (zona norte), pero sus efectos a escala nacional se prolongaron algunos años
después de ocurridos estos. Es muy difícil estandarizar los eventos El Niño, a pesar de
que ambos se consideran FEN intensos. Los FEN no se originan necesariamente en
los mismos meses o estaciones ni tienen siempre iguales características. En 1982, por
ejemplo, se presentaron vientos huracanados en el litoral norte durante todo el mes
de marzo y se inició la fase de calentamiento del agua de mar en el mes de septiembre,
y no desde mayo como en otras ocasiones, la cual llegó a 6 grados por encima del promedio de los últimos 40 años (Ferradas, 2000).
1.1.1. El Niño 1982-1983
En el caso del FEN 1982-1983, el 80% de los daños se localizó en la zona norte y el restante
20% en el sur. Según el Instituto Nacional de Planificación (INP) existente en esa época, el
impacto económico del daño se estimó en aproximadamente US$ 1000 millones (Ferradas,
2000). El 42% de los daños los ocasionaron las excesivas lluvias y el 58%, la sequía.
Los principales impactos físicos fueron las pérdidas humanas por huaicos, inundaciones, deshidratación y hambre. La proliferación de enfermedades bacteriológicas y
8
virales y la destrucción de viviendas también tuvieron un impacto considerable en la
población. Cerca del 46% de los daños se debieron a impactos en la infraestructura y
40% afectaron la producción.
En el ámbito productivo destacaron las fuertes pérdidas en los sectores agricultura,
pesca y minería e hidrocarburos, además de una notable contracción en la producción
manufacturera, aunque no solamente debido al FEN sino también a la caída de la
demanda interna. La producción agropecuaria fue la más afectada con cerca del 54%
de los daños.
Los daños en la infraestructura o el acervo de capital del país se estimaron en US$ 456
millones, con los sectores transportes y comunicaciones e hidrocarburos como los
más afectados. En el primer caso, se dañaron 2600 kilómetros de carreteras, colapsaron 47 puentes y hubo daños severos en 4 aeropuertos en todo el país. En el caso
de los hidrocarburos se destruyeron varios tramos del oleoducto Nor Peruano y se
paralizó la producción de petróleo.
1.1.2. El Niño 1997-19981
Durante El Niño 1997-1998 las lluvias, las crecidas de los ríos, las inundaciones y los
deslizamientos fueron los mayores generadores de impactos en el territorio nacional.
En la costa norte del país se esperaban estos impactos y, gracias al oportuno anuncio de
su llegada a principios de 1997, se pudo tomar algunas medidas de prevención. Estas
medidas, como ensanchamiento de cauces, protección de bordes de ríos y limpieza
de drenajes, entre otras, evitaron algunas inundaciones, aunque hubo casos en los
1. Sección tomada de CAF (2000).
CuADro 1. PérDIDAS totAlES Por El FEN 1982-1983
US$ millones Porcentaje
Producción 397 39,7
Infraestructura 456 45,6
Pérdidas sociales 147 14,7
total 1 000 100,0
Fuente: Instituto de Defensa Civil (Indeci).
CuADro 2. DAñoS A lA ProDuCCIóN Por El FEN 1982-1983 (uS$ mIlloNES)
Sector Zona norte Zona sur Total Porcentaje
Agropecuario 181,46 33,54 215,0 54,20
Pesca 2,53 0,47 3,0 0,76
Industria 4,22 0,78 5,0 1,60
Energía 1,69 0,31 2,0 0,50
Hidrocarburos 145,17 26,83 172,0 43,30
total 335,07 61,93 397,0 100,00
Fuente: Indeci.
9
que la magnitud del impacto sobrepasó las expectativas y, por ende, las acciones de
prevención. Los desastres de mayor magnitud se produjeron en Piura, Tumbes, Ica, Chiclayo, Trujillo y Chimbote, así como en Lima.
Las avalanchas de lodo, o «huaicos», se produjeron en los departamentos de Tumbes,
Piura y Lambayeque de manera continua y en forma aislada en La Libertad y Lima.
Esto afectó las carreteras y los servicios básicos y con ello el abastecimiento de alimentos en algunas zonas. No obstante, las lluvias generaron impactos ambientales
positivos en otras zonas porque permitieron la recuperación de pastizales y el incremento de la flora, integraron varios lagos que pudieron ser aprovechados para la pesca
y recargaron los acuíferos. En el sur del país no se produjo sequía, como había ocurrido en 1982-1983; por el contrario, hubo también lluvias intensas que dañaron cultivos y centros poblados.
El cuadro 4 resume los impactos socioeconómicos, positivos y negativos, que se generaron por efecto del FEN, clasificados por sectores.
Según la CAF (2000) los daños totales originados por el FEN 1997-1998 ascendieron a
US$ 3500 millones, lo que representó más de 4,5% del producto bruto interno (PBI) de
1997. Este monto incluye daños directos por valor de US$ 1612 millones (46%) y daños
indirectos por US$ 1888 millones. De acuerdo con la metodología aplicada para el cálculo del daño,2 la estimación de daños directos se refiere a las afectaciones a los activos inmovilizados y a las existencias, es decir, los perjuicios en los acervos a lo largo
de la duración de las anomalías; mientras que los daños indirectos recogen los flujos
de bienes que no se producen debido al evento.
2. El estudio de la CAF (2000) utiliza metodología desarrollada por la Comisión Económica para
América Latina y El Caribe (Cepal).
CuADro 3. DAñoS A lA INFrAEStruCturA Por El FEN 1982-1983 (uS$ mIlloNES)
Sector Zona norte Zona sur Total Porcentaje
Agropecuario 66,68 12,32 79,0 17,3
Pesca 5,90 1,10 7,0 1,5
Industria 1,68 0,32 2,0 0,4
Energía 10,97 2,03 13,0 2,9
Hidrocarburos 95,37 17,63 113,0 24,8
transportes y
comunicaciones 159,51 29,49 189,0 41,4
Turismo 0,84 0,16 1,0 0,2
Salud y
saneamiento 0,84 0,16 1,0 0,2
Educación 5,06 0,94 6,0 1,3
Vivienda 37,13 6,87 44,0 9,7
Interior 0,84 0,16 1,0 0,2
total 384,82 71,18 456,0 100,0
Fuente: Indeci.
10
CuADro 4. ImPACtoS SoCIoECoNómICoS ASoCIADoS Al FEN 1997-1998
Sector Positivos negativos
Agricultura
y pesca
• Abundancia de pastos
(ganadería)
• Regeneración natural del
bosque
• Producción de cultivos en zonas
áridas
• Regeneración de frutales
nativos
• Incremento de biodiversidad
• Incremento de napa freática y
agua de reservorios
• Recuperación de fauna silvestre
• Incremento de producción de
leche
• Incremento de producción de
frutales
• Recuperación de suelos
• Destrucción de infraestructura de riego
• Imposibilidad de siembras en áreas inundadas
• Arrasamiento de áreas agrícolas y disminución
de áreas de cultivo
• Reducción de vida útil de embalses
• Alteración fisiológica de las plantas
• Aparición de plagas y enfermedades
• Disminución de rendimientos y producción
• Afectación de suelo por lodos y sedimentos
Infraestructura
y servicios
básicos
• Incremento en niveles de agua
en embalses
• Recarga de acuíferos
• Aumento de capacidad de
producción de electricidad
• Destrucción de sistemas de captación, redes
y equipos de agua
• Colapso de sistemas de abastecimiento
y alcantarillado
• Contaminación del agua por aguas residuales,
disminución de calidad de esta
• Colapso de pozos de agua
• Problemas de saneamiento ambiental
• Reducción de capacidad útil de embalses
• Enterramiento de centrales eléctricas
• Aislamiento de centrales térmicas
• Parálisis del servicio eléctrico en algunas zonas
• Daño en subestaciones de transmisión eléctrica
Vivienda
y construcción
• Destrucción total o parcial de viviendas
• Enlodamiento de viviendas y pérdida de
enseres
Salud
• Destrucción de infraestructura de salud y
reducción de capacidad de atención
• Aislamiento de centros de salud
• Proliferación de vectores de enfermedades
transmisibles (cólera, malaria, dengue) y de
otros transmisores
• Generación de condiciones insalubres,
enfermedades en la piel y los ojos
• Enfermedades respiratorias
Transportes y
comunicaciones
• Deterioro o destrucción total de tramos de
carreteras y puentes
• Aumento en los tiempos de viaje de personas y
productos
• Incremento en el costo del transporte de carga
• Pérdida de producción (por limitación en el
transporte)
• Aislamiento de zonas agrícolas y poblados
Turismo • Reducción del número de turistas en zonas afectadas
Otros
• Recesión en el comercio
• Especulación y acaparamiento, con
el consecuente incremento de precios
Elaboración propia sobre la base de CAF (2000).
11
Los sectores productivos (agropecuario, pesca, minería, industria y comercio) fueron
los más afectados (46% del total de daños) debido a que las inundaciones dañaron tanto la infraestructura como la producción. Asimismo, los cambios en la temperatura
del mar afectaron la pesca y generaron pérdidas en la producción de los sectores industrial y comercio. Los daños en transportes, especialmente carreteras, caminos y
puentes, fueron los segundos en importancia (21%). Por su parte, los daños en los sectores sociales (vivienda, educación y salud) alcanzaron el 14% del total.
CuADro 5. DAñoS DIrECtoS E INDIrECtoS gENErADoS Por El FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES)
Tipo de daño monto del daño Porcentaje
Pérdidas de acervo 1 612 46
Pérdidas de producción 1 093 31
Prevención y otros gastos 405 12
Mayores costos 391 11
Total 3 501 100
Fuente: CAF (2000).
CuADro 6. DAñoS totAlES CAuSADoS Por El FEN 1997-1998, Por SECtorES ECoNómICoS
Sector/subsector Daño directo Daño indirecto Daño total Porcentaje
Sector social 457 29 486 13,9
Vivienda 202 21 223  
Educación 224 4 228  
Salud 31 4 34  
Sector servicios 778 177 955 27,3
Agua y saneamiento 63 8 71  
Electricidad 111 55 166  
Transportes 604 114 718  
Sector productivo 319 1 307 1 626 46,4
Agropecuario 163 449 612  
Pesca 15 11 26  
Minería 28 16 44  
Industria 7 668 675  
Comercio 106 163 269  
Otros daños 58 376 434  
total nacional 1 612 1 890 3 501  
Gastos de prevención 0 219 219 6,3
Gastos de la emergencia 0 157 157 4,5
Fuente: CAF (2000). Estimaciones sobre la base de cifras oficiales y cálculos propios.
12
La magnitud del desastre ocasionado por el FEN 1997-1998 se refleja en que la pérdida del acervo de capital equivale a más del 21% de la formación bruta de capital de
un año y el total de daños representó 1,7 veces la inversión extranjera directa que recibió el país en 1997. Asimismo, en el exterior se generaron pérdidas por US$ 1382 millones, al dejarse de exportar o importar diversos productos e insumos.
En resumen, si se comparan los daños ocasionados por ambos FEN sobre la base de
la misma fuente (CAF, 2000), se observa que los daños son muy similares. Sin embargo,
existen diferencias importantes que se deben señalar (cuadro 7).
En primer lugar, si bien en términos absolutos el FEN 1997-1998 fue ligeramente
mayor, representó solo el 4,5% del PBI, mientras que el FEN 1982-1983 afectó cerca
del 7% del PBI. En segundo lugar, se puede decir que el impacto del FEN 1997-1998
fue menor que el del FEN 1982-1983, a pesar de que fue más intenso y existía mayor
inversión de capital, ya que el PBI del país había crecido 36,2% entre los años 1983 y
1997 (Banco Central de Reserva del Perú [BCRP]) y, por tanto, existía mayor riesgo de
daño. La similitud en los montos refleja el menor daño que se produjo debido a que
el FEN 1997-1998 no ocasionó sequía en el sur del país y, además, se pudieron realizar acciones preventivas, dado el pronóstico temprano del evento. En tercer lugar,
tanto el sector salud como el minero registraron daños muy por debajo de los de
CuADro 7. ComPArACIóN DE DAñoS SECtorIAlES CAuSADoS
Por El FEN 1982-1983 y El FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES DE 1998)
Sector/subsector fen 1982-1983 fen 1997-1998
Sector social 218 485
Vivienda 115 223
Educación 9 228
Salud 94 34
Sector productivo 2 533 1 626
Agropecuario 1 064 612
Pesca 174 26
Minería 509 44
Industria 786 675
Comercio 0 269
Sector servicios 532 1 389
Transportes 497 686
Electricidad 32 165
Otros 3 538
total 3 283 3 500
Porcentaje del PBI 7,0 4,5
Fuente: CAF (2000). Estimaciones sobre la base de cifras oficiales y cálculos propios.
Nota: Cifras ajustadas por inflación.
13
1982-1983, gracias a la adopción de políticas y acciones sectoriales de prevención de
daños.
Finalmente, los mayores daños registrados fueron en los sectores vivienda, educación y transportes, lo que puede asociarse a que muchas de las viviendas se ubicaban
en zonas de alta vulnerabilidad, y a que en las carreteras están ubicadas en zonas de
mayor exposición.
1.2. DAñoS A ESCAlA rEgIoNAl y SECtorIAl3
El análisis de daños se realiza para los sectores agricultura, pesca, infraestructura y
servicios básicos, vivienda y construcción, salud, transportes y comunicaciones, entre los principales.
1.2.1. Agricultura y pesca (producción)
En el ámbito productivo, el FEN 1982-1983 generó fuertes pérdidas en el sector primario como agricultura, pesca y minería, y también en el sector manufacturero. El total
de pérdidas en los tres departamentos bajo estudio fue de US$ 204 millones, de los
cuales el 91,2% correspondió a Piura (Ferradas, 2000).
En el FEN 1997-1998 los mayores impactos ocurrieron sobre la agricultura en la zona
costera y principalmente en el norte del país. Según Franco (1991), Tumbes y Piura
fueron los departamentos en los que el 85% de la agricultura se perdió irremediablemente. Esto significó unos S/. 10 mil millones de pérdida, en especial en cultivos tradicionales como plátanos, arroz y soya. En Piura, de 111 974 hectáreas programadas solo
se logró sembrar el 53%, y de la superficie que se sembró se perdió más del 40%. La
cuenca del río Chicama (La Libertad) perdió 2320 hectáreas de tierra fértil por erosión
severa y recién en el año 2004 pudo reconstruirse el suelo para hacer posible el reinicio de la campaña agrícola en 1600 hectáreas.
Piura, Lambayeque y La Libertad concentraron una alta proporción de tierras afectadas
(30% del total afectado a escala nacional), la mitad de las cuales fueron pérdidas totales. Igualmente, en estos tres departamentos se concentró el mayor valor de las pérdidas
monetarias debido a la destrucción de infraestructura de riego, de vías de comunicación
3. La información recopilada sobre los impactos del FEN 1982-1983 y el FEN 1997-1998 no es homogénea en cuanto al detalle territorial y sectorial. En el caso del primero existe información
sobre el impacto físico del daño, pero no necesariamente sobre su valoración. En esta sección
se utilizarán los datos disponibles.
CuADro 8. DAñoS EN ProDuCCIóN DEl FEN 1982-1983 (uS$ mIlloNES)
Departamento Valor de los daños
Piura 186,1
Lambayeque 9,4
La Libertad 8,5
Total 204,0
Fuente: Ferradas (2000).
Elaboración propia.
14
que limitaron el acceso a las zonas agrícolas y a la reducción de la productividad de
cultivos como plátano, cebolla, algodón en rama, arroz en cáscara, limón, caña de azúcar, camote, tomate, mango y marigold.
Los daños totales en el sector agrícola ascendieron a US$ 613 millones, con daños directos de 26,6% de los daños totales correspondientes a los sistemas de riego y drenaje
y tierras perdidas. El restante 73,4% incluye pérdidas de producción agropecuaria y el
costo de descolmatar los ríos.
Los efectos más adversos del FEN 1997-1998 se comenzaron a notar desde fines de
marzo de 1997 con un aumento de la temperatura que persistió todo el año 1997, e incluso hasta abril de 1998. Esto generó una reducción de la productividad de los cultivos
debido a la modificación del ciclo evolutivo de las plantas y de su desarrollo fisiológico.
Además, las altas temperaturas favorecieron la proliferación de insectos y la aparición
de plagas, lo que contribuyó aún más a reducir la producción.
Los tres departamentos bajo estudio tuvieron un total de 43 600 hectáreas dañadas,
de las cuales 46% se declararon como superficie perdida, y el 54% como superficie
afectada. La Libertad fue el departamento que recibió el mayor efecto negativo, aunque
CuADro 9. DAñoS totAlES DEl SECtor AgroPECuArIo Por El FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES)
Tipo de daño o efecto Daños totales Daños directos Daños indirectos
 total 613,27 163,10  450,17
Sector agrícola 613,16 162,99 450,17
Producción agrícola 235,51 — 235,51
Sistemas de riego y drenaje 337,58 122,93 214,66
Tierras perdidas 40,07 40,07 —
Sector ganadero 0,11 0,11 —
Fuente: Estimaciones de la CAF (2000) sobre la base de cifras oficiales.
CuADro 10. SuPErFICIE AgríColA AFECtADA Por El FEN 1997-1998
Departamento 
Superficie (ha) Superficie perdida (ha) Superficie afectada (ha)
Total
Porcentaje
del total
nacional
Total Porcentaje Total Porcentaje
Piura 11 078 5,4 6 844 61,8 4 234 38,2
Lambayeque 15 257 7,4 6 885 45,1 8 372 54,9
La Libertad 17 300 8,5 6 328 36,6 10 972 63,4
total 43 635 21,3 20 057 46,0 23 578 54,0
total nacional 204 191 100,0 73 047 35,8 131 144 64,2
Fuente: CAF (2000).
15
los tres tuvieron similar impacto en cuanto a superficie perdida: alrededor de 6 800 hectáreas. En el caso de Piura se afectaron un total de 11 078 hectáreas, de las cuales el
61,8% fue pérdida total, mientras que del total nacional perdido (204 191 hectáreas)
solo el 35,8% fue pérdida total. El valor estimado de las áreas de cultivo perdidas en
este departamento se distribuyó entre los valles del Alto Piura (43%), el Chira (37%),
San Lorenzo (15%) y el Bajo Piura (5%). La mayor parte del valor de las áreas perdidas
correspondió a frutales: plátano (33%) y papaya (17%), con el espárrago (11%) y el
arroz (7%) siguiéndoles en importancia.
En cuanto a la pesca, el FEN 1997-1998 trajo como consecuencia modificaciones en
las condiciones marinas que propiciaron el cambio de la concentración de las principales especies comerciales como consecuencia de la migración hacia ambientes más
propicios. Así, a partir de marzo del año 1997, las condiciones cálidas del mar obligaron
a la anchoveta a replegarse hacia la costa dentro de la franja de 20 millas, haciéndola
más vulnerable ante la flota pesquera; después, este recurso migró hacia el sur. El
comportamiento de sardina, jurel, merluza y caballa siguió el mismo patrón que la anchoveta, aunque con ligeras variantes. En el sector pesquero de Lambayeque se produjo una disminución progresiva de las especies hidrobiológicas tradicionales como
suco, cabrilla y tollo, lo que afectó principalmente la alimentación de la población de
menores recursos.
Los langostinos, usualmente de la zona de Tumbes, migraron hacia la zona de Sechura; aunque los efectos adversos se dieron por la reducción de capturas en la zona de
descarga de los ríos. Por el contrario, la concha de abanico reacciona positivamente
a los FEN; en este caso se encontró mayores volúmenes en los bancos naturales de
Samanco, Lobos de Tierra y Sechura.
Se estima que los daños totales al sector pesca ascendieron a US$ 26,3 millones, de
los cuales el 57% correspondió a daños directos sobre la infraestructura y el resto a
pérdidas por captura de especies pelágicas y langostinos. Las mayores pérdidas asociadas a la pesca están en la etapa de procesamiento y exportación, que se contabiliza
en el sector industrial.
Durante el mes de febrero de 1997, si bien hubo crecimiento en la economía peruana
gracias a la industria agropecuaria y la construcción civil, se notó un efecto negativo
sobre el PBI global debido a la pesca y la manufactura, con una caída de 73,7% de la
pesca. La menor producción pesquera fue consecuencia de la fuerte reducción en la
captura de anchoveta, con una disminución de casi 100%; esto ocasionó una menor
CuADro 11. DAño A lA PESCA Por El FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES)
Tipo de daño o efecto Daños totales Daños directos Daños indirectos
total 26,31 14,93 11,38
Daño a la infraestructura 14,93 14,93 —
Reducción de captura 6,88 — 6,88
Langostinos 4,50 — 4,50
Fuente: CAF (2000).
16
elaboración de harina de pescado, lo que a su vez incidió en el resultado del sector
manufactura.
En Piura, Austral, la principal empresa exportadora de harina de pescado, disminuyó
su producción en 59% entre los meses de junio y diciembre de 1997, respecto del mismo periodo en 1996, en el que había producido 19 000 toneladas (Cruzado, 1999); mientras que entre enero y marzo de 1998 esta empresa no produjo harina. Con la presencia
del FEN la industria de pescado congelado también dejó de exportar US$ 37,5 millones.
Entre junio de 1997 y mayo de 1998 la producción de congelados disminuyó considerablemente (48%), pese a que el alejamiento de la merluza se compensó en parte con
la aparición del atún.
1.2.2. Infraestructura y servicios básicos
De acuerdo con la información de Ferradas (2000), los daños físicos a la infraestructura por el FEN 1982-1983 se estimaron en US$ 323,8 millones en los departamentos
de Piura, Lambayeque y La Libertad. Sin embargo, Piura fue el más afectado, con casi
el 80% del valor de los daños, los cuales se ubicaron principalmente en los sectores
hidrocarburos, transportes y comunicaciones, agricultura y vivienda.
a) Agricultura
De acuerdo con el cuadro 9, durante el FEN 1997-1998 el daño a la infraestructura de
riego y drenaje a escala nacional alcanzó los US$ 337 millones. En Piura este rubro
significó el 87% de las pérdidas, distribuidas en infraestructura de riego y drenaje
CuADro 12. DAñoS FíSICoS Por SECtorES DEl FEN 1982-1983 (uS$ mIlloNES)
consolidado por lluvias e inundaciones a junio de 1983
Sector Piura Lambayeque La Libertad Total
Agricultura 35,7 7,8 21,0 64,6
Pesca 3,6 — — 3,6
Industria — — — 0,0
Energía 5,4 4,6 0,0 10,0
Hidrocarburos 105,9 — — 105,9
Transportes y
comunicaciones 74,4 22,3 5,8 102,5
Turismo 0,03 — — 0,03
Salud 0,6 0,2 0,1 0,9
Educación 2,8 0,4 0,3 3,6
Vivienda 29,5 2,3 0,6 32,4
Interior 0,3 — — 0,3
total 258,2 37,7 27,9 323,8
Fuente: Ferradas (2000).
Elaboración propia.
17
menor (36%) entre los valles del Medio y Bajo Piura (35%), San Lorenzo (23%) y Chira
(21%). El otro 21% se ubicó en los valles del Alto Piura y Ayabaca, donde la mayor
parte correspondió a canales afectados.
El inventario de daños en la infraestructura de riego mayor se refiere exclusivamente
a las obras del Proyecto Especial Chira-Piura, sistema de riego controlado por esta
institución estatal. De la infraestructura mayor de riego dañada que estaba en funcionamiento, el 51% del monto estimado correspondió al canal Miguel Checa, el cual
riega aproximadamente 12 000 hectáreas.
b) Vivienda y construcción
Los mayores efectos del FEN en los asentamientos humanos ocurrieron en la costa y,
en particular, en la costa norte; aunque las medidas preventivas tomadas en el año 1997
mitigaron en alguna medida la magnitud del daño. Según cifras del Instituto Nacional
de Estadística e Informática (INEI) de 1998, se estimaron 107 527 unidades habitacionales afectadas en todo el país, de ellas fueron 31 300 las destruidas o inhabitables.
Los daños estimados en el sector ascendieron a US$ 223 millones, el 90% de ellos correspondieron a infraestructura de vivienda y enseres domésticos destruidos o dañados.
En la provincia de Piura los distritos más afectados fueron: La Arena, Tambogrande,
Piura, Castilla, Catacaos y Curamori. En la ciudad de Piura, aun cuando los canales
de drenaje funcionaron a plena capacidad, no fueron suficientes para evacuar las aguas
y evitar los aniegos. Los casos más críticos en el Alto Piura estuvieron en Curamori,
donde fue necesario evacuar a 2300 personas; Tambogrande, con 330; y La Arena,
con 700. En la provincia de Paita un número significativo de viviendas se vieron afectadas debido a los flujos de lodo que cayeron por las quebradas de los cerros que
circundan la ciudad. En Sechura los daños a viviendas fueron menores a pesar de las
permanentes inundaciones en las calles. En total 28 560 viviendas fueron afectadas
en Piura.
En la provincia de Lambayeque se destruyeron varios pueblos, pero lo que magnificó
la destrucción fueron los continuos desbordes de los ríos La Leche y Motupe. La ciudad de Chiclayo fue afectada por las torrenciales lluvias caídas en solo 4 días del mes
de febrero. Esta situación se agravó por el desborde de los drenes de la ciudad. En la
CuADro 13. DAñoS EN El SECtor VIVIENDA A ESCAlA NACIoNAl Por El FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES)
Tipo de daño o efecto Daños totales Daños directos Daños indirectos
total nacional  223,27 201,84 21,43
Viviendas destruidas 28,82 28,82  
Viviendas a reubicar 86,52 65,09 21,43
Viviendas dañadas 33,54 33,54  
Daños menores 19,93 19,93  
Reposición de enseres 54,46 54,46  
Fuente: Estimaciones de la CAF (2000) sobre la base de cifras oficiales.
18
provincia de Ferreñafe se produjeron daños tanto por efecto de las lluvias como por
los desbordes de los canales de drenaje. El impacto de las lluvias sobre las quebradas originó inundaciones sobre Ferreñafe y Picsi. En total, 23 534 viviendas fueron afectadas en la región.
En La Libertad los mayores impactos se produjeron como consecuencia de las lluvias
torrenciales y el desborde de los ríos. La ciudad de Trujillo se inundó como consecuencia de una gran avalancha de lodo de la quebrada San Ildefonso. Se estima que derribó
unas 400 viviendas, mientras que más de 2000 tuvieron daños parciales. Las aguas
que discurrieron alcanzaron hasta 1,5 metros de altura. Además, otras provincias con
un significativo número de viviendas dañadas fueron Chepén, Ascope y Pacasmayo. En
total, 17 097 viviendas fueron afectadas en la región.
c) otros sectores
El total de daños en los sectores agua y saneamiento, energía, transportes, industria
y comercio por el FEN 1997-1998 fue de US$ 1899,63 millones, de los cuales el 47%
se debió a pérdida de infraestructura (daño directo) y la diferencia (US$ 1007,27 millones) fue por pérdida en la producción de bienes y servicios.
De acuerdo con el cuadro 15, en el caso del sector agua y saneamiento los daños ascendieron a 3,7% del total, es decir, US$ 71,1 millones, cifra reducida en virtud de las
actividades de prevención realizadas; no obstante, en términos de flujo de servicios se
generaron mayores gastos de potabilización del agua, además de la reducción de los
ingresos de las empresas, lo cual significó US$ 8 millones.
Según con cifras proporcionadas por las empresas prestadoras de servicios de agua
y saneamiento (EPS) de Piura, Lambayeque y La Libertad, el total de población afectada fue 1 686 736 personas, de las cuales el 42,9% correspondió a Piura y el 17,6% a
La Libertad. El diseño inadecuado de las obras de drenaje pluvial y los sistemas de
agua potable y alcantarillado explica la vulnerabilidad de estos sistemas frente a las
amenazas generadas por el FEN 1997-1998 (CAF, 2000), pese a las medidas preventivas tomadas.4
4. Ver CAF (2000, pp. 80-81) para mayor detalle sobre las medidas de prevención tomadas, así como
las localidades beneficiadas con programas de reconstrucción.
CuADro 14. VIVIENDAS AFECtADAS, 1998
regiones
Total Totalmente destruidas no habitables
Parcialmente
destruidas
Levemente
afectadas
Total % Total % Total % Total % Total %
Piura 28 560 41,3 1 504 5,3 4 806 16,8 11 202 39,2 11 048 38,7
Lambayeque 23 534 34,0 2 612 11,1 7 089 30,1 6 570 27,9 7 263 30,9
La Libertad 17 097 24,7 1 666 9,7 4 405 25,8 4 693 27,4 6 333 37,0
 total 69 191 100,0  5 782   16 300   22 465   24 644  
Fuente: Ferradas (2000).
19
En relación con el sector energía, los daños se concentraron en los sistemas hidroeléctricos (canales de captación de agua, túneles de conducción e instalaciones civiles y
mecánicas de las bocatomas), tanto en las centrales de generación como en las líneas
de transmisión y distribución. El estimado de daños alcanzó la cifra de US$ 166 millones, de ellos el 67% correspondió a daños directos a la infraestructura y el resto, a
daños indirectos producidos por los elevados costos de generación del empleo de centrales térmicas y al cierre de la central de Machu Picchu.
No obstante, en el caso de la zona norte las centrales hidráulicas del Sistema Interconectado Centro Norte (SICN) no tuvieron mayores contratiempos y, más aún, la abundancia de lluvias permitió su mayor utilización, por lo que el porcentaje de producción
de energía hidráulica alcanzó el 91% (CAF, 2000).
En el sector salud, los daños a escala nacional fueron de US$ 34,2 millones. De esta
cifra corresponde a la región norte US$ 11,3 millones, monto que incluye solo los
desembolsos efectuados por el pliego correspondiente al Ministerio de Salud en medidas de prevención y durante la atención de la emergencia. De acuerdo con la Oficina
Panamericana de Salud (s/f), en la etapa previa al impacto las diferentes direcciones
de salud realizaron inversiones para la mitigación y la preparación, priorizándose las
zonas de acuerdo con el Plan de Contingencia establecido. Estas medidas incluyeron
la preparación de la infraestructura física, la capacitación de los recursos humanos, la
compra de medicamentos e insumos, y otras medidas específicas, las cuales se realizaron entre julio y diciembre de 1997, por un valor de US$ 6,5 millones. Luego, durante
el impacto, se destinaron aproximadamente US$ 4,8 millones para la compra de medicinas, material médico, movilización de brigadas y atención a la población afectada.
En cuanto al daño en la infraestructura, los mayores impactos ocurrieron en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad. De los 557 establecimientos de salud
afectados, el 60% estuvo localizado en la costa norte, la mayoría en puestos de salud. El
departamento de Piura fue el más afectado, con el 21,5% del total de establecimientos.
El sector educación también se vio afectado por el FEN 1997-1998, principalmente
por el daño a la infraestructura educativa y al equipamiento que fue valorizado en
US$ 227,71 millones, de los cuales el 95,3% correspondió a daños en 2873 centros escolares de primaria, secundaria y tecnológicos que se anegaron y destruyeron o dañaron parcialmente. Del total de daños en centros educativos, Piura tuvo el mayor número
de locales escolares dañados.
En el caso del sector transportes el costo total de reconstrucción y rehabilitación de la
infraestructura de caminos (principales, secundarios y vecinales) alcanzó los US$ 686
millones. De ellos US$ 573 corresponden a daños directos a la infraestructura y el
saldo representa el mayor costo en que habría incurrido el transporte de carga y personas debido al mayor tiempo requerido para transitar por los caminos en mal estado.
Los impactos más graves en la red vial se produjeron en la costa norte del país. La
carretera Panamericana Norte fue inicialmente afectada en Tumbes debido a la activación de las quebradas que la cruzan. A mediados del mes de febrero de 1998 se cerró
el tránsito por varias semanas entre Piura y Lambayeque debido a la crecida del río
La Leche. Los cruces alternativos (Motupe-Chulucanas-Piura) fueron colapsando
también debido al daño ocasionado en los puentes.
20
CuADro 15. DAñoS DIrECtoS E INDIrECtoS Por SECtorES DEBIDoS Al FEN 1997-1998 (uS$ mIlloNES)
Tipo de daño o efecto Daños totales
Daños
directos
Daños
indirectos
Participación
sectorial (%)
Agua potable y saneamiento 3,3
total nacional 71,10 63,40 7,69
Reconstrucción de los sistemas
de agua y alcantarillado 63,40 63,40 —
Menores ingresos de las empresas 5,39 — 5,39
Mayores gastos para el suministro 2,30 — 2,30
Reposición de enseres 54,46 54,46
Energía 7,7
total nacional 166,10 111,09 55,01
Daño en centrales hidroeléctricas 101,63 101,63 —
Ampliación de central térmica 7,26 — 7,26
Daños en transmisión 8,61 8,61 —
Daños en distribución 0,85 0,85 —
Mayores gastos en generación
y menores ingresos 47,75 — 47,75
Salud 1,6
Rehabilitación y reconstrucción
de 1 hospital y 5 centros de salud 34,21 30,64 3,57
Educación 10,5
total nacional 227,71 224,13 3,57
Locales educativos 217,00 213,43 3,57
Reposición de equipos, mobiliario y
material educacional 10,71 10,70 —
transportes 33,2
total nacional 718,61 604,86 113,75
total transporte carretero 686,80 573,05 113,75
Rehabilitación 104,78 104,78 —
Carreteras asfaltadas (1 944 km) 57,26 57,26 —
Puentes (12) 27,01 27,01 —
Caminos secundarios (931 km) 15,34 15,34 —
Caminos vecinales (14 483 km) 5,18 5,18 —
Reconstrucción 582,02 468,27 —
Carreteras asfaltadas (2 073 km) 326,75 272,03 113,75
Puentes (35) 60,39 146,31 54,72
Caminos varios (18 891 km) 195,59 49,93 49,28
total transporte ferroviario 31,81 31,81 9,75
21
En Piura, los ríos Chira y Piura afectaron diversas quebradas lo que produjo en algunos casos erosión de las carreteras, caída de taludes y bloqueos, puentes destruidos
y aniegos, entre otros. Por ejemplo, colapsaron los puentes Simón Rodríguez, Bolognesi, San Miguel de Piura y Sojo. En Lambayeque, los ríos Cascajal, la Leche-Motupe,
Chancay-Lambayeque y Zaña causaron también erosión de puentes y carreteras, con
el consecuente cierre de vías. En La Libertad, los ríos Jequetepeque, Chicama, Moche y Virú ocasionaron erosión en las carreteras.
De acuerdo con la CAF (2000), además de los sectores analizados existieron daños en
la industria petrolera, pesquera, la agroindustria y la pequeña y la mediana industria,
así como en el sector comercio. En la industria de hidrocarburos, si bien la producción petrolera nacional solo se redujo en 1,8% por espacio de tres a cuatro meses, se
produjeron algunos daños en los ductos que llevan el petróleo hasta los centros de
refinación. Este es el caso de la refinería de Talara, ubicada en Piura, cuyas pérdidas
fueron de US$ 10,5 millones.
En el sector pesca, la disminución de la captura tuvo impacto sobre la industria pesquera de fabricación de harina de pescado, ya que las pérdidas alcanzaron los US$ 561 millones, considerando los dos años que requirió la recuperación de los stocks de recursos.
Asimismo, como consecuencia del impacto en la producción agrícola numerosas agroindustrias redujeron su actividad, con lo que se generó una pérdida de US$ 93 millones.
Finalmente, las inundaciones y las avalanchas de lodo dañaron también la infraestructura de los pequeños y los medianos comercios. Además, se dejaron de comercializar
algunos productos agropecuarios que se perdieron por la emergencia. Para el cálculo
del daño en el sector se estimó que la actividad comercial se detuvo por un periodo de
entre 1 y 3 semanas, lo que arrojó, según la CAF (2000) un monto de US$ 268 millones.
Tipo de daño o efecto Daños totales
Daños
directos
Daños
indirectos
Participación
sectorial (%)
Industria 31,2
total nacional 675,43 7,25 668,18
Industria petrolera 10,50 — 10,50
Industria pesquera 561,75 — 561,75
Agroindustria 93,32 — 93,32
Pequeña y mediana industria 9,86 7,25 2,61
Comercio 14,1
total nacional 268,39 105,75 162,64
Pequeño y mediano comercio 158,61 105,75 52,86
Comercio de productos agropecuarios 109,79 — 109,79
total 2 161,56 1 147,12 1 014,41
Participación por tipo de daño 53,1 46,9
Fuente: Estimaciones de la CAF (2000) sobre la base de cifras oficiales.
22
2. Análisis ex ante: potenciales daños
de un fen intenso en el año 2010
El cálculo del daño potencial de un FEN intenso para el año 2010 requiere establecer
varios supuestos debido a que la información existente no se encuentra suficientemente detallada a escala regional. Además, se debe considerar que han trascurrido
más de 12 años desde el último FEN, periodo en el cual las regiones han tenido un
desarrollo acelerado por el proceso de descentralización y los mayores niveles de inversión y crecimiento del país, lo cual implica también mayores niveles de riesgo por
causa de la mayor cantidad de activos y actividad económica existentes.
Dos indicadores que muestran los cambios ocurridos en más de una década en las
distintas regiones son el crecimiento de la población y el índice de pobreza. En los
tres departamentos bajo estudio se ha producido un incremento significativo de la
población entre los años 1997 y 2010: Piura incrementó su población en 19%, Lambayeque en 17,3% y La Libertad en 25,6%. Asimismo, mientras que Lambayeque y La
Libertad han disminuido en estos años el porcentaje de población en pobreza de
49,9% a 35,3% y de 43,4% a 32,6%, respectivamente; Piura la ha incrementado de
34,5% a 42,5%. Esto último refleja el que la mayor riqueza generada en la región no
ha estado adecuadamente distribuida.
Del mismo modo, los tres departamentos han experimentado un crecimiento sustancial del PBI, lo que refleja el mayor valor de los activos. La Libertad es el departamento que ha generado mayor valor agregado en el periodo 1997-2010, básicamente
debido a las inversiones en el sector minero (producción de oro) y agrícola de exportación (espárragos, arroz y caña de azúcar). El crecimiento del PBI en el periodo
2001-2010 fue de 58,4%; mientras en el mismo periodo Lambayeque y Piura registraron un crecimiento de 58,4% y 68,7%, respectivamente.
La estimación de los daños potenciales a escala regional se ha realizado considerando una serie de supuestos y variables proxys (aproximadas), por la limitada información
existente en la región sobre costos de los daños, activos afectados y valor de los activos.
En particular, el análisis de pérdidas potenciales del FEN se ha realizado en cuatro sectores: agricultura, vivienda, transportes y saneamiento, los cuales constituyen los más
afectados por los FEN.
Finalmente, la información referente a los daños ocasionados por el FEN 1982-1983
es bastante menos consistente que la del FEN 1997-1998. En el primer caso, los estudios existentes analizan los impactos pero no todos los cuantifican y, si lo hacen, no
explicitan la metodología empleada; mientras que la información sobre el FEN 19971998 es más abundante y el estudio realizado por la CAF (2000) constituye la fuente más
consistente y detallada. Por ello, las proyecciones de este estudio se basan en los
impactos del FEN 1997-1998 y en sus estimaciones de daño.
23
2.1. EStImACIóN DE DAñoS EN El SECtor AgríColA
La estimación de los daños totales del sector agricultura al año 2010 se realizó sobre
la base del daño total en el sector de la CAF (2000), divididos en daños directos e indirectos (cuadro 9). Se considera daño directo a los impactos negativos en activos, como
las tierras perdidas y los sistemas de riego y drenaje afectados; mientras que se considera daño indirecto a aquel ocasionado a la producción agrícola. A continuación, se
muestran las estimaciones para cada tipo de daño.
2.1.1. Daño directo: tierras perdidas
Para estimar el daño directo de las tierras perdidas en primer lugar se calculó el porcentaje de daño de las hectáreas cosechadas por región, sobre la base del total de superficie cosechada en el año 1996, previo al FEN (cuadro 16).
En segundo lugar, se obtuvo el costo por hectárea dañada para el año 2010 (cuadro 17).
Para ello, se usaron los datos del daño por tierras perdidas del año 1997 y el total de
hectáreas dañadas. Es importante mencionar que se consideró el monto total de daños
estimados por la CAF (2000) para este rubro (US$ 40,1 millones), pues la zona norte
del país fue la más afectada; además, para aplicar esa información al año 2010 se usó
una tasa de capitalización de 10%. Debe tomarse en cuenta que esta estimación no incluye el mayor valor que podría tener cada hectárea en la actualidad, dado el mayor
grado de tecnificación que se ha desarrollado en la agricultura costeña en la última
década. Esto implica que la estimación realizada en este punto subestima los potenciales daños en el rubro tierras perdidas.
CuADro 16. SuPErFICIE DAñADA Por DEPArtAmENto (hECtárEAS)
Departamento Superficie cosechadaen 1996
Superficie perdida o
afectada en 1997 Porcentaje
Lambayeque 97 514 15 257 15,6
La Libertad 162 364 17 300 10,7
Piura 423 083 11 078 2,6
Fuente: CAF; INEI.
CuADro 17. CoSto Por hECtárEA DAñADA
Indicador 1997
Daño por tierras perdidas (US$ millones) 40,1
Total de hectáreas 43 635
Costo por hectárea dañada (US$) 919,0
Costo por hectárea dañada en valores de 2010 (US$) 3 172,6
Fuente: CAF (2000).
24
Finalmente, con la información anterior, y usando el número de hectáreas cosechadas para el año 2010, se obtuvo el daño directo potencial por tierras perdidas para los
tres departamentos (cuadro 18).
2.1.2. Daño directo: sistemas de riego y drenaje
Para la estimación del daño en los sistemas de riego y drenaje no se contó con información sobre el número de sistemas afectados ni su longitud, por lo que se utilizó
como aproximación la inversión en infraestructura de riego y otras obras de infraestructura realizada por los gobiernos regionales en el periodo 1999 a 2010, con información
del Sistema Integrado de Administración Financiera del Estado (SIAF). La estimación
incluye una tasa de depreciación de las inversiones de 3% anual,5 una capitalización
de la inversión al 2010 a una tasa de 10% y la conversión a dólares con el tipo de cambio
vigente en ese año (S/. 2,83 por dólar). Los resultados muestran un total de US$ 727,8
millones de inversión acumulada en irrigación y actividades relacionadas con la agricultura en los tres departamentos (cuadro 19).
Para corroborar esta valoración se buscó validar la información utilizando los datos de
la CAF (2000) para el FEN 1997-1998. Para ello se estimó la relación entre la valoración
de los sistemas de riego y la extensión de tierras afectados. Así, se calculó una razón
matemática entre el daño en sistemas de riego y drenaje en 1997 y el daño estimado para
las tierras perdidas (cuadro 20), considerando la información de la CAF (2000) aplicable a los tres departamentos. El resultado es una relación de 3,1 a 1.
5. Se asume que la infraestructura puede brindar beneficios a lo largo de 33 años.
CuADro 18. EStImACIóN DEl DAño DIrECto Por tIErrAS PErDIDAS
Departamento
Hectáreas
cosechadas en
2010
Porcentaje
de daño
costo por
hectárea dañada
en valores de
2010 (US$)
Daño directo por
tierras perdidas (US$)
Piura 217 168 15,6 3 173 107 798 398
Lambayeque 126 462 10,7 3 173 42 749 396
La Libertad 239 340 2,6 3 173 19 882 215
total       170 430 009
Elaboración propia..
CuADro 19. INVErSIóN EN INFrAEStruCturA DE rIEgo y DIVErSA, 1999-2010 (uS$)
Departamento Total en 2010
Piura 328 407 720
Lambayeque 101 321 190
La Libertad 298 108 627
total 727 837 537
Elaboración propia sobre datos del SIAF.
25
Así, considerando la información del cuadro 20 sobre la estimación del daño por tierras
perdidas, se aplicó la razón estimada bajo el supuesto de que se mantiene para el periodo
2010 la relación entre el daño de sistemas de riego y drenaje y aquel de tierras afectadas.
Como se observa, la información del SIAF supera en cerca del 40% el daño estimado
con la información de la CAF (2000) (cuadros 19 y 21) en los tres departamentos. Además, muestra diferencias significativas entre estos y un importante monto de inversión
para el caso de La Libertad. Por ello, para fines de este estudio se utilizará la información estimada con los datos del SIAF al 2010, es decir, la información del cuadro 19, pero
considerando distintos escenarios de impacto.
Sin embargo, la utilización de la inversión en infraestructura de riego 1999-2010 solo
consideraría la nueva inversión y no la previa, por lo que se tendrá que estimar el daño
sobre la infraestructura existente al año 1997. Utilizando la información del valor del
daño en sistemas de riego y drenaje de 1997 según la CAF (2000): US$ 122,9 millones,
se supuso que solo la mitad del daño se repetiría en el 2010, es decir, parte del capital
(infraestructura) dañado ha sido repuesto a la actualidad. Este monto se distribuyó en
los departamentos de acuerdo con su participación en las hectáreas afectadas por el
FEN y se actualizó con una tasa de 10% (cuadro 22).
Se asume que la inversión en infraestructura de riego por US$ 727,84 millones se encuentra expuesta a condiciones de peligro de un FEN intenso, dado que está ubicada
en alguno de los tres departamentos más propensos a verse afectados por este fenómeno. No obstante, el desastre que puede generarse, dado el grado de exposición de
la infraestructura, va a depender de las condiciones de fragilidad y de resiliencia de esta.
Al no contarse con información detallada sobre estas condiciones para cada uno de
los proyectos que dieron origen a esa infraestructura, se hace necesaria la elaboración
CuADro 20. rAzóN PArA lA EStImACIóN DE DAñoS (uS$ mIlloNES)
Indicadores 1997
Daños directos de sistemas de riego y drenaje 122,9
Tierras perdidas 40,1
Razón 3,1
Fuente: CAF (2000); BCRP.
CuADro 21. EStImACIóN DEl DAño DIrECto Por SIStEmAS DE rIEgo y DrENAjE (uS$)
Departamento Daño directo por tierras perdidas razón
Daño directo por sistemas
de riego y drenaje
Piura 107 798 398 3,1 330 465 263
Lambayeque 42 749 396 3,1 131 051 952
La Libertad 19 882 215 3,1 60 950 642
total     522 467 857
Elaboración propia.
26
de escenarios sobre el potencial daño que se puede generar en ella. De esta manera,
considerando los daños debidos a la ocurrencia del FEN 1997-1998 en el sector agricultura y el PBI agrícola de los tres departamentos es posible plantear tres escenarios de potencial daño (cuadro 23).
Se ha planteado desde un escenario de menor daño (10% de la inversión total) hasta
uno de mayor daño (50%), que corresponde a la relación entre el valor del daño del
FEN 1997-1998 y el PBI agrícola de ambos años (50,6%) en 1998. Los resultados de los
escenarios incluyen el daño de la infraestructura preexistente al año 1997.
2.1.3. Daño indirecto: producción agrícola
Para estimar el daño indirecto se tomó el valor bruto de la agricultura por departamentos (PBI del sector agricultura). En primer lugar, se estimó el porcentaje de daño
en el PBI agrícola por departamentos por causa del FEN 1997-1998 (cuadro 24). Se debe
precisar que para el caso de Piura y Lambayeque este porcentaje de daño se mide a
través de la variación porcentual del PBI de la agricultura entre 1996 y 1998, es decir,
del impacto del FEN 1997-1998 en el PBI de dos años,6 más el crecimiento perdido
6. Implícitamente se considera que el efecto del FEN en la producción agrícola es de dos años. Algunos estudios señalan que ese fue el caso del FEN 1982-1983, mientras que el FEN 1997-1998 tuvo
efectos hasta cinco años después. Debido a que no era posible sustentar la causa ni el efecto real
del impacto se consideró prudente trabajar con dos años de impacto, debido a las fluctuaciones
observadas del PBI.
CuADro 22. EStImACIóN DEl DAño Por SIStEmAS DE rIEgo y DrENAjE ANtErIor A 1997
Departamento Participación de hectáreas afectadas en 1997
Daño directo por sistemas de riego y
drenaje anterior a 2010 (US$)
Piura 0,25 53 870 000
Lambayeque 0,35 74 190 000
La Libertad 0,40 84 130 000
total   212 190 000
Elaboración propia.
CuADro 23. ESCENArIoS DE PérDIDAS EN INFrAEStruCturA, Por NIVEl DE DAño (uS$)
Departamento
Daño directo
por sistemas de
riego y drenaje
previo a 2010
Inversión en
infraestructura
de riego y
otro tipo de
infraestructura
escenario I escenario II escenario III
10% 30% 50%
Piura 53 870 000 328 407 720 86 712 285 152 393 829 218 075 373
Lambayeque 74 190 000 101 321 190 84 325 807 104 590 045 124 854 283
La Libertad 84 130 000 298 108 627 113 939 512 173 561 237 233 182 963
total 212 190 000 727 837 537 284 977 604 430 545 111 576 112 619
Elaboración propia.
27
expresado como la tasa de crecimiento del PBI 1995-1996. En el caso de La Libertad
el porcentaje de daño se mide como la diferencia entre la tasa de crecimiento del PBI
de la agricultura 1995-1996 y esta misma tasa de crecimiento en 1996-1998. En otras
palabras, se mide como la caída en puntos porcentuales del PBI agrícola para los años
en los que ocurrió el FEN ya que, como se observa entre 1995 y 1996, el PBI sectorial de La Libertad había subido 20,6% y, por tanto, lo que se atribuye al FEN es el
menor crecimiento generado entre los años 1996 y 1997.
Se observa que la producción en Lambayeque y La Libertad se vio afectada en un 13%,
mientras que en el caso de Piura el daño es de 34,7%. Debe tomarse en cuenta que
estas estimaciones han asumido que el daño en la producción corresponde a la afectación ocurrida en el PBI de dos años. Ciertamente, se puede argumentar que los impactos sobre la producción se podrían percibir durante un periodo más extenso. No
obstante, con el objetivo de ser conservadores en el estudio, se ha asumido solo dos
periodos de afectación.
Otra forma de analizar el daño en la producción es a través de la estimación de un
«índice de daño» que considere el impacto generado en la producción por el FEN 19971998. Al respecto, a partir de la información de la CAF (2000), se pueden construir dos
escenarios: el primero que asume que el 30% del total del daño ocasionado en la producción agrícola correspondió a los tres departamentos bajo análisis y otro que asume un 50%. Aunque estos porcentajes pueden ser modificados, lo importante es que
el índice permite determinar un valor del daño en relación con el PBI departamental.
CuADro 24. CAmBIoS EN El PBI DEl SECtor AgrICulturA, CAzA y SIlVICulturA
Por DEPArtAmENto (PrECIoS CoNStANtES DE 1994)
Departamento 1995 1996 1997 1998
Variación
porcentual
entre
1998-1996
Variación
porcentual
entre
1996-1995
Porcentaje
de daño
Piura 580 601 585 414 –31,2 3,5 34,7
Lambayeque 595 614 451 552 –10,1 3,2 13,3
La Libertad 759 916 830 987 7,7 20,6 12,8
Fuente: INEI.
CuADro 25. íNDICE DE DAño 2010, DoS ESCENArIoS
Indicador 1997 escenario A (30%) escenario B (50%)
Daño indirecto
total (US$
millones)
235,1
Porcentaje de
variación
US$
millones
Porcentaje de
variación
US$
millones
30% 70,53 50% 117,55
Valor del PBI agrícola en 1997
en los tres departamentos
(US$ millones)
942,50 942,50
Valor del índice de daño 0,0748 0,1247
Fuente: INEI (2012); CAF (2000).
Elaboración propia.
28
Finalmente, con los datos anteriores (cuadros 24 y 25), y el PBI agrícola del año 2010
para cada departamento, se estimó el daño indirecto en la agricultura de los tres,
bajo tres posibles escenarios (cuadro 26).
Como se observa, el daño en la producción podría generar entre US$ 145,22 y US$
345,11 millones en pérdidas, con mayor afectación en Piura y La Libertad, dado el
desarrollo que ha tenido el sector agrícola en estos departamentos.
2.1.4. Daño total: agricultura
La sumatoria de los daños directos e indirectos estimados constituye la proyección
del daño total en la agricultura para el año 2010 (cuadro 27).
Como se observa, se han planteado tres escenarios posibles que muestran daños que
se encuentran entre los US$ 601 millones y los US$ 1092 millones, considerando diferentes grados de daño en la infraestructura de riego y la producción agrícola. Los
resultados muestran que los daños en Piura fluctúan entre US$ 226,74 millones y
US$ 475,4 millones, es decir, en un rango mayor al 100% dependiendo del escenario.
En Lambayeque los daños fluctúan entre US$ 154,0 millones y US$ 215,6 millones,
con un rango de variación de 40% en función del escenario. Finalmente, en La Libertad
los daños fluctúan entre US$ 219,9 millones y US$ 400,7 millones, es decir, con un
rango de variación de 82% dependiendo del escenario. Esta mayor exposición de Piura
y La Libertad se debe a que entre 1999 y 2010 en esos departamentos se han realizado
elevadas inversiones en el sector.
CuADro 26. ESCENArIoS PArA El DAño INDIrECto EN AgrICulturA (uS$)
Departamento
PBI de la
agricultura
2010 (US$)
Índice como
porcentaje de daño
(Daño total / PBI
de 1997)
Porcentaje
de daño
(cambio en
el PBI 1998
/ 1996)
Daño indirecto total (US$)
    Escenario I
Escenario
II
Escenario
III
Escenario
I
Escenario
II
Escenario
III
Piura 430 746 638 0,075 0,125 34,7 32 232 780 53 721 300 149 499 235
Lambayeque 360 049 186 0,075 0,125 13,3 26 942 488 44 904 147 47 979 798
La Libertad 1 149 870 134 0,075 0,125 12,5 86 044 807 143 408 011 147 632 616
total       145 220 075 242 033 458 345 111 649
Fuente: CAF (2000); INEI (2012); MEF-SIAF (2012).
Elaboración propia.
29
2.2. EStImACIóN DE DAñoS EN El SECtor VIVIENDA
La estimación de los daños en el sector vivienda se realizó utilizando la información
de viviendas afectadas por el FEN 1997-1998, por tipo de afectación. En primer lugar,
se usó la información de Ferradas (2000) y la del Censo de Población y Vivienda 2007
(INEI, 2009), para obtener los porcentajes de daño y el número de viviendas afectadas
(cuadro 28).
CuADro 27. ESCENArIoS DE DA ñoS totAlES EStImADoS
EN El SECtor AgrICulturA 2010 (uS$ mIlloNES)
Departamento
Daño directo Daño indirecto
Daño total
Tierras
perdidas
Sistemas de
riego y drenaje
Producción
agrícola
escenario I
Piura 107,80 86,71 32,23 226,74
Lambayeque 42,75 84,33 26,94 154,02
La Libertad 19,88 113,94 86,04 219,87
Total 170,43 284,98 145,22 600,63
Porcentaje de
participación 28,43 47,4 24,2 100,0
Escenario II
Piura 107,80 152,39 53,72 313,91
Lambayeque 42,75 104,59 44,90 192,24
La Libertad 19,88 173,56 143,41 336,65
total 170,43 430,55 242,03 843,01
Porcentaje de
participación 20,2 51,1 28,7 100,0
Escenario III
Piura 107,80 218,08 149,50 475,37
Lambayeque 42,75 124,85 47,98 215,58
La Libertad 19,88 233,18 147,63 400,70
total 170,43 576,11 345,11 1 091,65
Porcentaje de
participación 15,6 52,8 31,6 100,0
Fuente: CAF (2000); INEI (2012); MEF-SIAF (2012).
Elaboración propia.
30
Se aplicó la tasa de crecimiento intercensal al número de viviendas de cada departamento, según el Censo de 1993 y así se obtuvo el número de viviendas proyectadas
para el año 1998. Con ello se estimó el porcentaje de daño, entendido como la división
del total de viviendas afectadas entre el total de viviendas proyectadas para el año
1998 (cuadro 29). Este porcentaje de daño será útil para estimar el valor económico
del daño al 2010.
Un segundo escenario de análisis considera que las viviendas afectadas por el FEN
1997-1998 fueron fundamentalmente las viviendas más vulnerables, definidas como
aquellas cuyos pisos y paredes están construidos con materiales más frágiles.7 El
resultado encontrado mediante la utilización del Censo de Vivienda de 1993 se muestra
en el cuadro 30.
7. Las viviendas en buenas condiciones, según el Censo de 1993, son aquellas que tienen condiciones adecuadas en pisos y paredes: piso de cemento, loseta, parquet o madera pulida y paredes de
ladrillo, madera o piedra. Aquellas en condiciones vulnerables son las que resultan de restar del
total de viviendas ocupadas las primeras.
CuADro 28. NúmEro DE VIVIENDAS AFECtADAS Por El FEN 1997-1998
Departamento
Total de
viviendas
afectadas
número de viviendas por grado de afectación
Totalmente
destruidas
no habitables
Parcialmente
destruidas
Levemente
afectadas
Piura 28 560 1 504 4 806 11 202 11 048
Lambayeque 23 534 2 612 7 089 6 570 7 263
La Libertad 17 097 1 666 4 405 4 693 6 333
total 69 191 5 782 16 300 22 465 24 644
Porcentaje 8,4 23,6 32,5 35,6
Fuente: Ferradas (2000).
CuADro 29. PorCENtAjE DE VIVIENDAS AFECtADAS
Por El FEN EN rElACIóN CoN El totAl DE VIVIENDAS
Departamento
número de
viviendas
ocupadas
en 1993 (A)
Tasa de
crecimiento
anual
intercensal
número de
viviendas
proyectadas
a 1998 (B)
Total de
viviendas
afectadas
por el fen
1998 (c)
Porcentaje
de viviendas
afectadas
(c/B)
Piura 262 389 2,36 294 816 28 560 9,69
Lambayeque 169 325 2,39 190 538 23 534 12,35
La Libertad 285 692 1,93 314 328 17 097 5,44
total 717 406   799 682 69 191 9,64
Fuente: INEI (2009).
Elaboración propia.
31
Se observa que el porcentaje de afectación promedio, 12,22%, es mayor que en el
escenario anterior, 9,64%, dado que en este caso el número total de viviendas vulnerables es solo una parte del total de viviendas en los tres departamentos.
Para estimar el valor monetario del daño se utilizó el daño total en el sector vivienda
para todo el Perú de la CAF (2000), estimado en US$ 223,27 millones, desagregado
por el porcentaje de viviendas afectadas en cada departamento (cuadro 31).
El segundo paso para estimar el valor del daño por tipo de afectación en la vivienda
(viviendas afectadas o totalmente destruidas, entre otros) por departamento implicó
utilizar la proporción de viviendas dañadas en cada uno por tipo de afectación (cuadro
28), se obtuvieron así los resultados del cuadro 32.
CuADro 30. PorCENtAjE DE VIVIENDAS AFECtADAS EN CoNDICIoNES VulNErABlES
Departamento
número de
viviendas
proyectadas
a 1998 (A)
Total de
viviendas
afectadas
por el fen
1998 (B)
Total de viviendas
en condiciones
vulnerables
según el
censo de 1993
proyectadas a
1998 (c)
Porcentaje de
viviendas en
condiciones
vulnerables
en 1998 (c/A)
Porcentaje
de viviendas
vulnerables
afectadas
(B/c)
Piura 294 816 28 560 209 648 71,11 13,62
Lambayeque 190 538 23 534 139 640 73,29 16,85
La Libertad 314 328 17 097 216 779 68,97 7,89
total 799 682 69 191 566 067 70,79 12,22
Fuente: INEI (2009).
Elaboración propia.
CuADro 31. VAlor DEl DAño totAl
EN El SECtor VIVIENDA 1997-1998 Por DEPArtAmENto
Departamento Porcentaje del daño en número de viviendas costo total (US$)
Piura 41,3 92 159 258
Lambayeque 34,0 75 941 035
La Libertad 24,7 55 169 707
total 100,0 223 270 000
Elaboración propia sobre la base de CAF (2000) y Ferradas (2000).
CuADro 32. VAlor DEl DAño Por VIVIENDA Por tIPo DE AFECtACIóN (uS$)
Departamento Totalmente destruidas no habitables
Parcialmente
destruidas
Levemente
afectadas
Piura 10 461 9 828 1 635 985
Lambayeque 8 620 8 099 1 347 812
La Libertad 6 263 5 883 979 590
Elaboración propia.
32
De esta forma, por ejemplo en Piura, el valor del daño unitario, es decir en una vivienda
que queda como no habitable, se estima en US$ 9828, lo que difiere del valor estimado
para La Libertad, que es de US$ 5883. Esta diferencia podría deberse a que Piura es
una región más expuesta a la intensidad del FEN y, por tanto, con igual grado de fragilidad (supuesto), resulta mayor el daño.
El tercer paso implicó estimar el potencial de viviendas dañadas por departamento, para
ello se utilizó datos del Censo Nacional de Población y Vivienda de 2007 (INEI, 2009)
para estimar el número de viviendas consideradas en condiciones vulnerables en relación con el total de viviendas en los tres departamentos bajo estudio (cuadro 33).
Una diferencia importante es que el porcentaje de viviendas en condiciones vulnerables por fragilidad (piso, pared) ha disminuido entre 2007 y 1993 en Piura y Lambayeque en más de 5 y 10 puntos porcentuales, respectivamente; pero en La Libertad ese
porcentaje se ha incrementado ligeramente. Esta modificación en el grado de vulnerabilidad puede afectar el resultado global de la estimación para el sector.
Finalmente, para determinar el daño potencial en el 2010 se utilizó la tasa de crecimiento intercensal del número de viviendas, para obtener el número de viviendas en
condiciones vulnerables en este año. Asimismo, la valorización de daños por tipo de
afectación (cuadro 32) en la vivienda se ha actualizado al 2010 mediante una tasa de
capitalización de 10%.
Para estos cálculos se han considerado dos escenarios que tienen en cuenta la vulnerabilidad por la fragilidad de las viviendas:
1. El moderado, en el cual los daños son menores porque se ha utilizado el porcentaje de viviendas afectadas por el FEN 1997-1998 sobre el total de viviendas en condiciones vulnerables proyectadas al 2010 (cuadro 30).
2. El pesimista, entendido como aquel en el cual los daños son mayores, ya que se utiliza el porcentaje de viviendas dañadas por el FEN 1997-1998 sobre el total de viviendas proyectadas al 2010 (cuadro 29).
CuADro 33. PorCENtAjE DE VIVIENDAS EN CoNDICIoNES VulNErABlES EN 2007
Departamento
número de
viviendas en
condiciones
vulnerables al
2007 (A)
Participación
en el total (%)
número total
de viviendas al
2007 (B)
Porcentaje de
viviendas en
condiciones
vulnerables al
2007 (A/B)
Piura 247 547 38,2 372 187 66,5
Lambayeque 147 589 22,8 241 271 61,2
La Libertad 252 559 39,0 364 226 69,3
total 647 695 100,0 977 684 66,2
Fuente: INEI (2009).
Elaboración propia.
33
De este modo, el escenario moderado supone una pérdida potencial en el sector vivienda para los tres departamentos de US$ 876,3 millones, mientras que el escenario
pesimista muestra una pérdida potencial de US$ 967,5 millones. Los resultados por
departamento difieren en cada escenario, lo cual se debe a que el número de viviendas vulnerables de cada uno no mantiene la proporción del número total de viviendas.
2.3. EStImACIóN DE DAñoS EN El SECtor trANSPortES
En el sector transportes se busca encontrar una relación entre el daño generado por
el FEN 1997-1998 y la infraestructura y/o producción en el sector correspondiente,
para después proyectar esa relación sobre la situación de este sector al 2010.
Desgraciadamente, no ha sido posible contar con información detallada sobre la valorización de los impactos en términos de la infraestructura afectada ni los días de afectación de las vías, lo que puede ser útil para estimar las actividades económicas alteradas,
entre otros. Dada esta limitación, no se ha podido aplicar la metodología utilizada en los
dos sectores analizados previamente.
No obstante, para tener estimaciones por lo menos referenciales, se ha utilizado la información del SIAF en términos de la inversión regional en el sector transportes, la cual
está fundamentalmente limitada a aspectos de infraestructura, con las inversiones
en vías vecinales, nacionales y urbanas como las más importantes.
El supuesto básico es que dicha inversión se realiza en vías diferentes, dado que no se
tiene información detallada sobre la localización de aquellas en las cuales se invierte
cada año, por lo que se puede sumar la inversión anual para obtener el total por departamento, considerando la información capitalizada al 2010. De igual manera a lo realizado en la sección infraestructura del sector agricultura, la estimación incluye una
CuADro 34. ESCENArIoS DE PotENCIAl DAño Por tIPo DE AFECtACIóN DE lA VIVIENDA Al 2010
Departamento
número de viviendas
en condiciones
vulnerables
proyectado
al 2010
Valor en US$ al 2010
Totalmente
destruidas
no habitables
Parcialmente
destruidas
Levemente
afectadas Total
Escenario I: moderado
Piura 265 473 62 528 290 187 715 046 72 768 870 43 240 417 366 252 623
Lambayeque 158 420 80 170 030 204 413 914 31 508 345 20 986 133 337 078 422
La Libertad 267 457 40 399 183 100 352 941 17 781 545 14 457 213 172 990 881
total 691 350 183 097 503 492 481 901 122 058 760 78 683 762 876 321 926
Escenario II: pesimista
Piura 399 139 66 852 938 200 697 993 77 801 788 46 231 056 391 583 775
Lambayeque 258 977 96 048 233 244 899 438 37 748 781 25 142 574 403 839 026
La Libertad 385 711 40 180 465 99 809 637 17 685 277 14 378 942 172 054 321
total 1 043 827 203 081 635 545 407 068 133 235 845 85 752 573 967 477 122
Elaboración propia.
34
tasa de depreciación de las inversiones de 3% anual,8 una capitalización de lo invertido al 2010 con una tasa de 10% y una conversión a dólares con el tipo de cambio vigente en ese año (S/. 2,83 por dólar). Los resultados muestran un total de US$ 931,4
millones de inversión acumulada en infraestructura del sector transportes en los
tres departamentos. Piura y La Libertad tienen cada una alrededor de 40,0% de la
inversión total en infraestructura en este sector en el ámbito de estudio.
Sobre la base de estos resultados se han construido tres escenarios de daño considerando un impacto negativo de 10%, 30% y 50%. Se observa que los potenciales
daños totales se encuentran entre US$ 93,1 millones y US$ 465,5 millones, con Piura
como la zona más afectada por su mayor stock de inversión (cuadro 36).
2.4. EStImACIóN DE DAñoS EN El SECtor SANEAmIENto
En el caso del sector saneamiento se busca establecer una relación entre los daños
ocurridos por el FEN 1997-1998 y el grado de desarrollo de la infraestructura en este
sector en cada uno de los tres casos de estudio, para luego estimar el daño en la situación del año 2010.
El problema es que la información no se encuentra disponible a nivel de detalle y, por
lo tanto, no ha sido posible aplicar la metodología utilizada en los sectores agricultura
y vivienda. Sin embargo, con el fin de obtener estimaciones referenciales (al igual
8. Se asume que la infraestructura puede brindar beneficios a lo largo de 33 años.
CuADro 35. INVErSIóN EN El SECtor trANSPortES Por DEPArtAmENto (uS$)
Departamento Inversión en infraestructura
Piura 373 472 871
Lambayeque 189 480 578
La Libertad 368 085 152
total 931 038 601
Fuente: MEF-SIAF (2012).
Elaboración propia.
CuADro 36. ESCENArIoS DE PotENCIAl DAño EN El SECtor trANSPortES (uS$)
Departamento
escenario I escenario II escenario III
10% 30% 50%
Piura 37 347 287 112 041 861 186 736 435
Lambayeque 18 948 058 56 844 173 94 740 289
La Libertad 36 808 515 110 425 546 184 042 576
total 93 103 860 279 311 580 465 519 301
Elaboración propia.
35
que en el caso de transportes), se ha utilizado la información del SIAF sobre inversión
en infraestructura del sector saneamiento en el periodo 1999-2010. Esta información
ha sido trabajada de tal forma que incluye la inversión en construcción de sistemas de
abastecimiento de agua potable y saneamiento urbano y rural, entre otros.
El supuesto básico de la información presentada en el cuadro 37 es que la inversión
se realiza en lugares diferentes (dado que no se tiene información detallada sobre la
localización de la inversión cada año), por lo que no implica duplicación, y es posible
sumar la inversión de cada año para obtener el total por departamento (considerando
información capitalizada al 2010). De manera similar a lo realizado en la sección transportes, la estimación incluye una tasa de depreciación de las inversiones de 3% anual,9
una capitalización de la inversión al 2010 con una tasa de 10% y una conversión a dólares con el tipo de cambio vigente (S/. 2,83 por dólar). Los resultados muestran un
total de US$ 780,9 millones de inversión acumulada en infraestructura del sector
saneamiento en los tres casos.
Se puede observar que Piura presenta el 48% de la inversión total en infraestructura
en el sector saneamiento y La Libertad, 27%. Sobre la base de estos resultados se han
construido tres escenarios de daño considerando un impacto negativo de 10%, 30% y
50%. Se observa que los potenciales daños totales se encuentran entre US$ 78 millones
y US$ 390,4 millones, con Piura como la zona que presenta el mayor daño en cualquiera de los tres escenarios, debido a su mayor stock de inversión.
9. Se asume que la infraestructura puede brindar beneficios a lo largo de 33 años.
CuADro 37. INVErSIóN EN El SECtor SANEAmIENto Por DEPArtAmENto (uS$)
Departamento Inversión en infraestructura
Piura 370 912 664
Lambayeque 224 697 355
La Libertad 185 248 278
total 780 858 297
Elaboración propia.
CuADro 38. ESCENArIo PotENCIAl DE DAño EN El SECtor SANEAmIENto (uS$)
Departamento
Inversión en
infraestructura
de agua y
saneamiento
escenario I escenario II escenario III
10% 30% 50%
Piura 370 912 664 37 091 266 111 273 799 185 456 332
Lambayeque 224 697 355 22 469 735 67 409 206 112 348 677
La Libertad 185 248 278 18 524 828 55 574 483 92 624 139
total 780 858 297 78 085 830 234 257 489 390 429 148
Elaboración propia.
36
2.5. EStImACIóN DE DAñoS AgrEgADoS: AgrICulturA, VIVIENDA,
trANSPortES y SANEAmIENto
Con el fin de tener un rango de valores para el daño estimado en los tres sectores que
podrían verse más afectados por un FEN intenso (agricultura, vivienda, transportes y
saneamiento) en los tres departamentos estudiados se presenta el escenario moderado (Escenario I) y el pesimista (Escenario III).
Como se observa, en ambos escenarios Piura sería potencialmente más afectada,
dado que en dos de los tres sectores es la que presenta un potencial mayor daño:
agricultura y transportes. Se puede apreciar que Lambayeque tiene un potencial impacto negativo en vivienda, que incluso supera, en el caso del escenario pesimista, a
Piura.
En resumen, la estimación de daños de los sectores agricultura, vivienda, transportes
y saneamiento se encuentra en un rango de US$ 1648,1 y US$ 2915 millones, dependiendo de los supuestos de daño que se realicen. De esta forma, y sobre la base de la
metodología propuesta, este rango de valores económicos son los «costos evitados»
si se realizan inversiones para reducir la vulnerabilidad de los sectores agricultura,
vivienda y transportes frente a los impactos de un FEN intenso de las características
del FEN 1982-1983 o 1997-1998. Esto significa que si se invierten recursos para reducir
la vulnerabilidad de estos sectores en Piura, Lambayeque y La Libertad se podrían
evitar pérdidas frente a un FEN intenso, es decir generar «beneficios», en un rango
entre los US$ 1648,1 y los US$ 2915 millones. Estos resultados permiten tener información para realizar el análisis costo-beneficio de la ejecución de medidas, estructurales y no estructurales, incluidos mecanismos financieros, para reducir la vulnerabilidad
de estos sectores.
CuADro 39. ESCENArIoS DE DAñoS PArA loS SECtorES AgrICulturA, VIVIENDA,
trANSPortES y SANEAmIENto (uS$ mIlloNES)
Departamento Agricultura Vivienda Transportes Saneamiento Total
Escenario moderado (Escenario I)
Piura 226,7 366,3 37,3 37,1 667,4
Lambayeque 154,0 337,1 18,9 22,5 532,5
La Libertad 219,9 173,0 36,8 18,5 448,2
total 600,6 876,3 93,1 78,1 1 648,1
Escenario pesimista (Escenario III)
Piura 475,4 391,6 186,7 185,5 1 239,2
Lambayeque 215,6 403,8 94,7 112,3 826,4
La Libertad 400,7 172,1 184,0 92,6 849,4
total 1 091,7 967,5 465,4 390,4 2 915,0
Elaboración propia.
37
3. estimación del impacto en las finanzas públicas
Los FEN 1982-1983 y 1997-1998 trajeron consecuencias económicas significativas en
el país debido a que se tuvo que reasignar presupuestos para atender las emergencias ocurridas. El impacto de estas medidas genera retrasos en los programas de
inversión del gobierno, la necesidad de atender programas prioritarios en zonas específicas y afecta la disciplina fiscal. Tomar medidas de prevención, sin duda, disminuye el impacto, pero siempre existirán efectos que necesariamente implicarán el
uso de recursos para la atención de las emergencias.
Un estudio reciente de Cooper y Morón (2010)10 plantea:
… apoyarse en la excelente situación fiscal y combinar la línea presupuestal para
atención de desastres, con una reserva de contingencia modificada en cuatro
aspectos claves: (i) que atienda específicamente contingencias relacionadas
con desastres de origen natural no previsibles, (ii) que sea acumulable en lugar
de que los fondos no ejecutados retornen al Tesoro Público, (iii) que salga del
ámbito presupuestal y pase a ser un sub-fondo dentro del Fondo de Estabilización Fiscal, y (iv) que su financiamiento no esté sujeto al ciclo de precios de los
commodities (2010: 3).
La creación reciente de una Unidad de Riesgos en la Dirección Nacional de Endeudamiento Público del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) es un paso importante
para tener una estrategia financiera que permita al país enfrentar los impactos de los
fenómenos naturales.
El estudio de Cooper y Morón (2010) plantea como estrategia financiera el uso de recursos propios como una primera forma de hacer frente a las contingencias, luego el
endeudamiento y finalmente la utilización de mecanismos de transferencia del riesgo
para catástrofes extremadamente costosas. El estudio señala que la contratación de
seguros se considera como una estrategia de mediano plazo cuya principal ventaja
radica en avanzar hacia una adecuada cobertura de los activos del Estado frente a la ocurrencia de desastres de origen natural y, además, ayuda a la familiarización de las
entidades públicas con estos productos financieros.
Si bien la estrategia resulta coherente con la disciplina fiscal, el estudio establece
algunos parámetros de montos a partir de los cuales estas alternativas entrarían en
operación. La alternativa de utilizar recursos propios o endeudamiento dependerá
del costo en el uso de dichos recursos. Según este estudio:
… los primeros 1,300 millones de dólares deberían de venir de recursos propios
bajo el esquema fiscal actual que se viene manteniendo a través del presupuesto
10. Este estudio utilizó información del sismo de Ica y una simulación hecha por el Indeci de un sismo
de grado VIII acompañado de un tsunami que afectaría Lima.
38
anual, la reserva de contingencia y el Fondo de Estabilización Fiscal, por lo que
no se requeriría de montos adicionales de ahorro. El resto debería venir de endeudamiento vía las líneas contingentes especializadas que ofrecen los organismos financieros internacionales (Cooper y Morón, 2010: 4).
Si se requiere un gasto superior al 4% del PBI, el estudio recomienda la transferencia
del riesgo a través de mecanismos de seguros internacionales o instrumentos como
los bonos para catástrofes (bonos CAT). Estos mecanismos se tratan con mayor detalle en el siguiente capítulo.
Los resultados de la estimación de daño potencial del FEN en los tres departamentos
en dos sectores (agricultura y vivienda) reflejan que la magnitud del impacto de un
FEN intenso podría ser muy perjudicial para la economía peruana y traer consecuencias fiscales de gran magnitud. Por ello, en la línea del trabajo de Cooper y Morón (2010),
el Estado debe incorporar en su estrategia de financiamiento mecanismos de transferencia del riesgo e incentivar el uso de instrumentos de mercado por parte del sector
privado para proteger sus activos de los posibles impactos de eventos naturales.
39
II. Análisis de instrumentos financieros
para el manejo del riesgo de desastre
1. Descripción de instrumentos
En esta sección se presenta una breve descripción general de los instrumentos financieros que se pueden utilizar para manejar el riesgo de desastre frente a un FEN intenso, considerando si se trata de instrumentos para la retención o para la transferencia
del riesgo. En el primer caso, la retención implica que el agente responsable del manejo del riesgo de desastre, como su nombre lo indica, «retiene el riesgo» y, por tanto,
los instrumentos financieros que se utilizan están asociados a acumular fondos y/o
contar con el acceso a recursos para atender la emergencia y el proceso de reconstrucción posterior. El segundo concepto implica transferir a un tercero el riesgo, es
decir que, ante la ocurrencia de un desastre, este agente asumirá la responsabilidad
y brindará los recursos para la atención de la emergencia y la reconstrucción.
El siguiente esquema muestra los distintos tipos de instrumentos financieros que se
pueden utilizar para administrar el riesgo de desastre en estas dos categorías.
En el cuadro 40 se describen los diferentes tipos de instrumentos.
No requiere protección
Transferencia
del riesgo
Pérdida
máxima
probable
Retención
del riesgo
Seguros y reaseguros
Crédito contingente
Fondo de reserva
Acciones complementarias de largo plazo:
Bonos CAT, impuestos, préstamos de largo plazo
Gobierno nacional, organismos multilaterales
gráFICo 1. INStrumENtoS FINANCIEroS PArA lA rEtENCIóN y lA trANSFErENCIA DEl rIESgo
Fuente: SELA (2010).
40
CuADro 40. VENtAjAS y DESVENtAjAS DE loS DIStINtoS INStrumENtoS FINANCIEroS
PArA lA rEtENCIóN y lA trANSFErENCIA DEl rIESgo
Tipo de instrumento Definición
retención del riesgo
Fondos de
contingencia
Los agentes responsables, el sector público o el sector privado (por ejemplo,
una asociación de agricultores), forman un fondo con recursos específicos para
la atención de desastres. Este fondo debe mantener los recursos en «activos
líquidos» que no requieran grandes costos de transacción para hacerlos efectivos, de tal forma que se pueda acceder inmediatamente a ellos (SELA, 2010).
Créditos
contingentes
Implican un acuerdo previo entre el agente responsable (sector público o
privado) y una entidad financiera u organismo multilateral para que, ante
la ocurrencia de un desastre, existan fondos disponibles para atender la
emergencia.
transferencia del riesgo
Seguro tradicional
o convencional
Esquemas de cobertura que brindan las compañías de seguros en ramos
generales, accidentes y enfermedades. Estos son los esquemas en los cuales
se cuenta con seguros contra robos, terremotos e incendios, entre otros.
microseguros
Dirigidos a personas de bajos ingresos para asegurarlos frente a peligros
específicos a cambio de un costo muy bajo. No obstante, y pese a ser seguros económicos y bastante simples, deben cumplir con las prácticas
generalmente aceptadas de seguros (Cohen & Sebstad, 2005). Este tipo
de seguros pueden ser muy útiles para productores agrarios, en la medida en que las primas pueden estar a su alcance en términos económicos.
Seguros
paramétricos
Son similares a un esquema de seguros tradicional pero, a diferencia de
este, no requieren una evaluación de daños para proceder al pago de la cobertura, sino que el pago está asociado a la ocurrencia de un «disparador»
(trigger) que es un índice específico («un parámetro») que se establece
en la póliza del seguro.
El disparador se define, de acuerdo con Cardona (2007), como la «… circunstancia, umbral o barrera en un contrato de transferencia que determina si un evento se ha presentado. Los disparadores fijos usualmente no
impactan el valor del contrato, sólo indican si un contrato se debe pagar».
A manera de ejemplo, un disparador puede ser la ocurrencia de un sismo de
grado 8 en la escala de Richter, o la presencia de una temperatura máxima en una zona determinada.
Instrumentos de largo plazo
Bonos CAt
Son un instrumento que permite transferir el riesgo de desastre, pero no
dentro del sistema financiero sino a inversionistas del mercado de capitales.
Para ello se crea una «entidad», llamada «vehículo de propósito especial»
(VPE), para reasegurar el evento catastrófico, de tal forma que el asegurador
se compromete a pagar una prima a cambio de que el VPE le ofrezca cobertura si sucede el evento asegurado. Así, el VPE estructura un bono que se
vende en el mercado de capitales a inversionistas internacionales. El monto
pagado por estos va a un fondo fiduciario que, en caso de ocurrencia del siniestro, se utilizará para cubrirlo, con lo cual se colateraliza el siniestro.
Los inversionistas reciben las primas pagadas por el asegurador y los rendimientos del fondo fiduciario. Si el evento catastrófico ocurre, el fondo es
transferido al asegurador para cubrir su siniestro y, si no ocurre, los inversionistas reciben el monto del fondo, o principal del bono, según lo especifique el contrato.
Fuente: Cardona (2007); Cummins (2008); CCRIF (2011); Grace & Klein (2007); Nell & Richter (2004).
41
2. comparación de instrumentos
Sobre la base del análisis de los diversos tipos de instrumentos descritos es posible
realizar una comparación entre los beneficios y los costos del agente que busca la gestión financiera del riesgo, antes y después del desastre, tal como se muestra en el
cuadro 41.
Como se observa, entre las semejanzas de los instrumentos se puede mencionar que
los cinco generan costos antes del desastre (pago de primas, contribuciones, costos
legales, de diseño y mantenimiento) y también recursos para la atención de la emergencia. No obstante, los montos son diferentes. Por ejemplo, el fondo de reserva solo
tiene los recursos que se hayan podido acumular durante el periodo predesastre,
CuADro 41. CuADro ComPArAtIVo DE CoStoS y BENEFICIoS DE loS mECANISmoS DE FINANCIAmIENto Ex ANtE
costos y
beneficios
fondos de
reserva
crédito
contingente Seguros*
Seguros
indexados Bonos cAT
Costos antes
del desastre
Contribución
por número de
años antes del
desastre
Cargo de
mantenimiento
por número de
años antes del
desastre
Prima por
número
de años
antes del
desastre
Prima por
número de
años antes
del desastre
Costos
(legales,
financieros)
del diseño
del bono y
de su venta
(además de
los costos de
capacitación)
Beneficio tras
el desastre
Solo los fondos
reservados y
los intereses
están
disponibles
Todos los
fondos
necesarios
están
disponibles
Pago de
la suma
asegurada
Proporción
de la suma
asegurada
en función
al índice
«disparador»
Pago de
los fondos
disponibles
en el
patrimonio
fideicometido
Costo tras el
desastre Ninguno
Servicio
adicional de
la deuda y
capacidad
reducida
para contraer
deudas futuras
Costo de la
evaluación
de daños
Ninguno Ninguno
Incentivo para
la reducción
del riesgo
Solo si el
riesgo es
conocido
Depende del
análisis de
los costos (de
inversión y
operación y
mantenimiento)
frente a los
beneficios
(menor valor
del crédito en el
futuro)
Sí, para
lograr un
menor
pago de
prima
Sí, porque se
puede pagar
antes de la
ocurrencia
del desastre
si el diseño
de la póliza
así lo define.
También se
puede lograr
una menor
prima
Sí, porque
parte de
que los
recursos de
la colocación
se pueden
utilizar para
realizar
medidas de
reducción del
riesgo
* El análisis de los criterios señalados es igual para los seguros que para los microseguros, de acuerdo con la póliza.
Fuente: Freeman, Martin, Linnerooth-Bayer, Warner & Pflug (2002).
Elaboración propia.
42
mientras que los créditos contingentes y los seguros tienen mayores recursos disponibles, al igual que los seguros indexados y los bonos CAT.
Las principales diferencias entre estos instrumentos aparecen tras la ocurrencia del
desastre. Mientras que los fondos de reserva, los seguros indexados y los bonos CAT no
tienen mayores costos, en el caso de los créditos contingentes se debe repagar el monto solicitado (aunque sea a bajas tasas de interés y en largos periodos) y en los seguros
tradicionales se requiere realizar la evaluación de daños para aprobar el pago.
Respecto de los beneficios, con excepción del fondo de reserva que solo otorga el monto acumulado, los demás instrumentos implican mayores fondos que la suma agregada
de las primas, dado que dependen del monto que se haya asegurado. Finalmente, en
relación con los incentivos para mitigación del riesgo, los seguros (tradicional e indexado) y los bonos CAT sí generan incentivos para reducir el riesgo (a través de una menor
vulnerabilidad), ya que pagan una prima menor en el caso de los seguros y también
tienen una menor tasa de rentabilidad del bono, al existir un menor riesgo.
Como se observa, los seguros indexados y los bonos CAT son los que poseen mayores beneficios, en especial en la situación posdesastre y para la inclusión de acciones de reducción
del riesgo. No obstante, al ser instrumentos nuevos, aún son poco utilizados debido a su
poca difusión y a la necesidad de un conocimiento especializado para su diseño y operación.
Es en ese sentido que se requiere un mayor trabajo de difusión sobre este tipo de instrumentos, en especial la sistematización de experiencias desarrolladas en distintos países.
Debe mencionarse que el diseño y la operación de estos nuevos instrumentos ya están previstos en las normas vigentes, ya que en febrero de 2011 se aprobó la ley que
crea el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Sinagerd [Ley 29664]).
Su reglamento, aprobado por el Decreto Supremo 048-2011-PCM, de mayo de 2011,
establece la Estrategia de Gestión Financiera del Riesgo de Desastre como parte de
los instrumentos (Título V) que utilizará. Los procesos que puede incluir esta estrategia financiera son (artículo 42):
a. estimación, prevención y reducción de riesgo: Mecanismos financieros presupuestales y de incentivos que fomenten el desarrollo de los procesos de estimación, prevención y reducción de riesgo como la contratación de deuda, el Programa Estratégico
con el enfoque de Presupuesto por Resultados y Programas de Transferencias condicionadas e incentivos y fondos concursables.
b. Preparación, respuesta y rehabilitación: En cumplimiento del principio de subsidiariedad, los mecanismos para responder el impacto de desastres deben tomar en
cuenta el siguiente orden de prelación:
a. Los recursos de los mismos pliegos presupuestales de las entidades públicas.
b. Los recursos de la reserva de contingencia.
c. Los recursos del fondo de estabilización fiscal.
d. Las líneas de crédito contingente.
c. reconstrucción: Instrumentos de protección financiera y transferencia de riesgo de
bienes y servicios públicos. Asimismo se promoverá la creación y regulación del mercado de transferencia de riesgo de desastres en bienes y servicios privados.
43
Los puntos b y c incluyen claramente aspectos de diseño e implementación de una
estrategia de transferencia del riesgo, lo cual otorga la base legal para el desarrollo
de los diversos instrumentos financieros (y otros más) presentados anteriormente.
3. Propuestas de instrumentos financieros
para manejar un fen intenso futuro
Para definir los tipos de instrumentos financieros que se pueden diseñar e implementar para manejar el riesgo asociado a un FEN intenso en el futuro, más aún, tomando en cuenta los daños que puede ocasionar en los tres departamentos, se deben
analizar las condiciones de oferta y demanda existentes para el desarrollo de estos
instrumentos. Este análisis se centra en instrumentos financieros para la transferencia del riesgo, aunque reconoce la posibilidad de uso de los instrumentos de retención y del mercado de capitales.
3.1. CoNDICIoNES DE lA oFErtA
Las condiciones de oferta se refieren a las características de los agentes que proveen
los servicios financieros para la transferencia del riesgo y el uso del mercado de capitales.
• mercado de seguros y financiero en el cual existe un número limitado de jugadores (agentes) y poca diversificación de instrumentos. Aunque el mercado financiero y de seguros peruano ha mostrado un crecimiento interesante en los últimos
años, el número de empresas que está dispuesta a innovar con instrumentos financieros novedosos como los bonos CAT o los seguros indexados es limitado, lo cual
dificulta la diversificación hacia nuevos instrumentos. Inclusive, los esquemas de
titulización creados hace más de una década son poco utilizados. Las razones fundamentales son que se requiere experiencia para el diseño, lo cual eleva los costos
de los instrumentos, en un contexto en el cual se busca reducir el gasto necesario
para su implementación.
• Elevados costos de los servicios financieros. La especialización de este tipo de
servicios y las pocas entidades que los ofrecen, entre otros factores, implican mayores costos y, por tanto, mayores primas que limitan su oferta.
• Alta concentración territorial del riesgo del FEN: tres departamentos del norte
del país. Dado que la mayor parte de los impactos negativos de un FEN intenso se
dan en la zona norte del país, el riesgo está poco diversificado cuando se piensa en
instrumentos financieros para administrarlo. En este contexto, es necesario evaluar
de qué manera se pueden formar canastas de instrumentos que permitan una diversificación del riesgo, de tal manera que sea un producto atractivo a la demanda.
• Insuficientes capacidades técnicas para el diseño y la implementación de productos y servicios financieros más complejos, como los bonos CAt. Para que este tipo
de instrumentos financieros opere es necesario un esfuerzo de capacitación, no solo
para las empresas que los ofrecen (por ejemplo, las compañías de seguros) sino
44
inclusive para los entes reguladores, ya que el riesgo de desastre no es un tema
usual que cubra el sistema financiero. La participación en seminarios de difusión
y cursos sobre este tipo de instrumentos son mecanismos válidos para lograr esta
condición.
3.2. CoNDICIoNES DE lA DEmANDA
• Poca priorización del tema dentro de la agenda pública de los organismos responsables. En particular para el sector público, las acciones de gestión prospectiva, dentro de las que se incluye el diseño y la implementación de mecanismos de
transferencia del riesgo no están siendo priorizadas, por lo que la asignación de
tiempo, recursos humanos y financieros para desarrollar este tipo de instrumentos
es escasa. El rol de las entidades de cooperación y los organismos multilaterales es
fundamental para colocar el tema dentro de la agenda de trabajo de corto y largo
plazo de las instituciones públicas.
• Permanente incumplimiento en la aplicación de las normas, por ejemplo, la adquisición de seguros para infraestructura pública. La escasa asignación de recursos públicos para comprar servicios financieros, que por definición son intangibles,
es un tema frecuente en la administración pública, pese a que las normas los obligan. Un ejemplo es el caso del aseguramiento de los grandes proyectos de infraestructura, según se señala en la Ley de Presupuesto Público y que, al deber ser
financiado con recursos propios, suele no ser cumplido por los pliegos responsables.
• «Poca cultura de aseguramiento», pese a que pueda existir un cierto conocimiento sobre el riesgo existente. La poca percepción de los beneficios de adquirir
un servicio financiero (un intangible) que solo brindará beneficios en caso ocurra
el FEN intenso (o se cumplan las condiciones del índice disparador, en el caso de
los instrumentos paramétricos), hace que exista renuencia por parte de los agentes
demandantes para adquirir estos servicios. La poca cultura de aseguramiento no
solo abarca a los agentes privados, como asociaciones de productores o transportistas, sino también al sector público, como propietario de la infraestructura pública en los sectores potencialmente afectados por los fenómenos naturales y en
particular el FEN.
• Alta informalidad de los bienes y los servicios asegurables. Aunque es un tema
recurrente y mucho más amplio que lo tratado en este estudio, la informalidad en
las condiciones y las características de los bienes y servicios potencialmente asegurables: títulos de propiedad, insumos para construcción y elaboración, cumplimiento de las normas de construcción y de operación, entre otros, genera que activos,
bienes y/o servicios de muchos agentes no sean sujetos de aseguramiento. Esta
situación hace que los servicios financieros sean más caros y se generen restricciones en la demanda.
• Desconocimiento de las ventajas y las desventajas de los nuevos instrumentos financieros. Inclusive los inversionistas institucionales, como los Fondos de Pensiones y los Fondos Mutuos que tienen un alto grado de profesionalización, desconocen
los beneficios y los costos de instrumentos financieros como los bonos CAT y otros
45
activos securitizados relacionados con desastres. En este contexto, una propuesta
de difusión y capacitación constante, que incluya la participación de los ofertantes
con apoyo de la cooperación internacional, puede tener éxito para superar esta
barrera.
Considerando estas condiciones, el análisis de daños presentado previamente y la revisión de los tipos de instrumentos financieros existentes para la retención y la transferencia del riesgo se propone el siguiente esquema de gestión financiera del riesgo
(cuadro 42).
Como se observa, la propuesta no es un instrumento único para cada objetivo de aseguramiento, sino una combinación de instrumentos, dado que las diversas características de estos los hacen útiles para hacer frente a las distintas condiciones de la
CuADro 42. ProPuEStA DE gEStIóN FINANCIErA DEl rIESgo
objetivo de
aseguramiento Tipos de instrumentos
1. Sector agrario
a. Seguro agrario indexado: Institucionalizado y cuyo objetivo es la
cobertura para infraestructura del sector. Es necesario definir el
disparador (índice) y la entidad que brindará la información.
b. microseguros: Para el área rural y cuyo objetivo es asegurar los
costos de producción.
c. Seguros convencionales: Dirigidos a empresas del sector agrícola
desarrollado que pueden pagar las primas.
2. Infraestructura
de gran tamaño:
carreteras, agua
y saneamiento,
sectores sociales
a. Seguro indexado: Institucionalizado y cuyo objetivo es la cobertura
para infraestructura sectorial más importante: transportes, saneamiento, educación y salud. Los demandantes serían los tres niveles
de gobierno.
b. Bonos CAt: Diseñados para asegurar también infraestructura de
gran tamaño, pero se requiere la organización de los tres departamentos afectados, dados los costos económicos y humanos de estructurar un instrumento de este tipo.
3. Bienes privados:
viviendas,
negocios y
actividades
productivas
a. Seguros convencionales: Dirigidos a la población de sectores socioeconómicos más consolidados que pueden hacer frente a los costos de las primas de seguros, dado que su nivel de vulnerabilidad
puede ser menor y, por tanto, son sujetos de aseguramiento.
b. microseguros: Orientados a la población de menores recursos la cual,
aun cuando puede ser más vulnerable, tiene que desarrollar una
cultura de aseguramiento, dado el impacto de un FEN intenso en sus
viviendas y negocios. El supuesto detrás es lograr la sostenibilidad
del esquema.
c. Fondo de reserva: Dado que existe un grupo poblacional altamente
vulnerable que no puede pagar un esquema de aseguramiento privado, el sector público deberá contar con recursos financieros de reserva
para atender el proceso de reconstrucción. No obstante, se deberá
evaluar el monto correcto de pagos periódicos que puedan formar
un fondo de reserva que tenga un monto de recursos suficiente para
paliar los efectos de un FEN intenso, considerando las estimaciones
de este estudio, en especial en el sector vivienda.
Elaboración propia.
46
demanda. Este conjunto de instrumentos propuesto deberá ser evaluado considerando los costos económicos que implicaría para los agentes involucrados, en comparación con los «costos evitados» para el Estado, es decir, los beneficios, que en el caso
de los tres departamentos alcanzan una cifra entre los US$ 1648,1 y los US$ 2915,0
millones para los cuatro sectores analizados
El objetivo es conseguir el conjunto óptimo de instrumentos que minimice los costos
(en primas o aporte) y maximice los beneficios, es decir, maximice los «costos evitados».
D
ia ri o E
l ti Em po , P
iU ra 47
conclusiones y recomendaciones
1. conclusiones
• El FEN es un evento climático que se ha desarrollado desde hace cientos de años
y ha afectado el territorio peruano. Según diversos estudios han existido (CAN, 2009)
varios FEN intensos y, más recientemente, el cambio climático ha ocasionado que
el FEN se haga más frecuente e intenso.
• Los FEN 1982-1983 y 1997-1998 han sido los dos eventos de mayor magnitud más
recientes, y los que de alguna manera han generado que la población y sus autoridades desarrollen cierta conciencia de la importancia de su impacto.
• Ambos FEN, a pesar de ser catalogados como intensos, han tenido características
distintas, como la duración, la intensidad en diversas zonas, los impactos diferenciados en el sur del país, las lluvias intensas en zonas altas de la sierra y las anomalías en el mar, entre otros. Por ello, no es posible generalizar la magnitud ni los
impactos globales ni sectoriales de un potencial FEN.
• Los daños potenciales de un FEN de la magnitud del FEN 1997-1998 en el 2010 en
Piura, Lambayeque y La Libertad no han podido ser calculados en su totalidad debido a la falta de información detallada. Por ello, se ha realizado una estimación de
daños basada en variables proxys de los sectores agricultura, vivienda, transporte y
saneamiento de estas regiones.
• La estimación total de daños por sectores y regiones, en el escenario más pesimista es de US$ 2,915 millones, siendo el desagregado por región y sector el siguiente:
Como se observa, el potencial daño para Piura es el mayor dentro del total (42,4%),
dado su mayor monto de inversión en infraestructura y actividad económica.
• Las fuentes de financiamiento para atender los daños provocados por un FEN intenso pueden ser, según Cooper y Morón (2010), los siguientes: presupuesto público,
endeudamiento y mecanismos para la tercerización de riesgos. Para los resultados
obtenidos se plantea la utilización de mecanismos de tercerización de riesgos.
Departamentos Agricultura Vivienda Transportes Saneamiento Total
Piura 475,4 391,6 186,7 185,5 1239,2
Lambayeque 215,6 403,8 94,7 112,3 826,4
La Libertad 400,7 172,1 184,0 92,6 849,4
total 1 091,7 967,5 465,4 390,4 2915,0
Elaboración propia.
48
• En relación con lo anterior, este estudio propone una combinación de instrumentos
sobre la base del objetivo de aseguramiento y la magnitud de los potenciales daños.
 En el caso del sector agrario se propone un esquema de aseguramiento de tres tipos: convencional, microseguros e indexado, tomando en cuenta la capacidad de pago
de las primas por parte de los agentes demandantes y el nivel de daño potencial.
 En el caso de la infraestructura de gran tamaño, como la de los sectores transportes, saneamiento, agua, salud y educación, se propone una combinación de
seguro indexado (para evitar los costos de evaluación de daños) y bonos CAT. Estos
últimos requieren un trabajo coordinado entre las regiones para lograr el volumen adecuado que permita reducir costos de transacción.
 En el caso de bienes privados, como viviendas, negocios y actividades productivas, se requiere una combinación de seguro convencional y microseguro, considerando la capacidad de pago de los potenciales afectados. Además, un fondo de
reserva público para atender a la población más vulnerable y de mayor condición
de pobreza, dado el potencial impacto negativo de la pérdida de la vivienda en el
bienestar de la población.
• Se requieren posteriores estudios para determinar la estructura cuantitativa óptima
(participación por tipo de instrumento) que minimice los costos y, a la vez, maximice
los beneficios, es decir, los costos evitados para el Estado.
2. recomendaciones
A la luz de los resultados de este estudio es posible plantear un conjunto de recomendaciones que pueden contribuir a la reducción de costos evitados ante la ocurrencia
de un FEN intenso en los próximos años.
2.1. EN rElACIóN CoN lA INFormACIóN
• Dadas las limitaciones que ha enfrentado este estudio para su realización, se sugiere
que las instituciones públicas empiecen a generar información detallada no solo
sobre qué proyectos (de infraestructura y otros) se afectan cuando ocurre un desastre, sino también una evaluación de los daños y una potencial cuantificación monetaria de los daños directos e indirectos que se generan. Una posibilidad es utilizar
el estudio de la Cepal (2003) que tiene algunos lineamientos específicos para la
estimación de daños en diversos sectores. Esta propuesta puede ser convertida en
fichas de recopilación de información que podrían ser utilizadas en una situación
posdesastre, con el fin de hacer la evaluación y la cuantificación de daños.
• Para no esperar la ocurrencia de un desastre como un FEN intenso para recopilar
la información de daños se sugiere que las instituciones públicas implementen un
registro detallado de las características y, fundamentalmente, la valorización de
las inversiones que realizan en los distintos sectores, en particular aquellas referidas a obras de infraestructura. Este registro sería útil no solo para afinar la estimación de los potenciales daños frente al desastre, sino también para conocer el
49
detalle de la inversión en infraestructura que se genera cada año y que provee servicios a la población.
• En algunas regiones se han logrado identificar puntos críticos de potencial afectación
debido a las condiciones de exposición que enfrentan. Dada esta identificación, es
posible iniciar el trabajo de caracterización y valorización monetaria, con el fin de
contar con datos concretos para posteriores estimaciones de daños.
2.2. EN rElACIóN CoN lAS ACCIoNES
PArA rEDuCIr lA VulNErABIlIDAD y El rIESgo
• Se requiere que las instituciones públicas y privadas reconozcan la importancia de
contar con información detallada sobre los daños que ocasionan eventos de FEN
intenso, no solo sobre la infraestructura sino sus efectos en las actividades económicas y sociales que se ven impactadas. Aunque es importante contar con información detallada de todos los sectores, se sugiere empezar por aquellos que
tradicionalmente se ven más afectados como los relacionados a infraestructura
(transportes, agricultura, agua y saneamiento y vivienda) y cuya afectación genera
importantes externalidades negativas (efectos indirectos).
• Pese a las limitaciones de este estudio por la falta de información detallada para
los diferentes sectores, sí ha sido posible realizar una estimación de los potenciales
daños para cuatro de ellos que generalmente son afectados de manera importante por un FEN intenso. Esta información se convierte en un nivel mínimo de «costos evitados» que las autoridades deben considerar como un primer paso para estimar
los beneficios de incluir medidas de reducción del riesgo en los proyectos de inversión que realizan anualmente. De esta forma, obtienen una primera aproximación
de los beneficios que se generarían y, por tanto, sobre los costos que podrían asumir para lograr estos beneficios.
D
ia ri o E
l ti Em po , P
iU ra 50
• El estudio propone una canasta de instrumentos financieros, sean de retención o
transferencia del riesgo o de administración de este en el largo plazo, para reducir
los impactos de los desastres. Es necesario que comiencen a evaluar con mayor
detalle los posibles instrumentos financieros que pueden utilizar para administrar
el riesgo que enfrentan, especialmente en los tres departamentos que están expuestos a las condiciones de peligro generadas por FEN intensos.
2.3. PArA FuturoS EStuDIoS
• Para profundizar este análisis se sugiere incluir, con mucho mayor nivel de detalle,
sectores como agua y saneamiento y sectores sociales como salud y educación, ya
que el impacto de los FEN intensos sobre estos sectores no se manifiesta solo sobre
la infraestructura sino, fundamentalmente, a través de impactos indirectos, como
los costos generados por las enfermedades que pueden provocar el consumo de
agua no potable o los mayores costos de atención médica cuando las instalaciones
de salud no pueden brindar servicios.
• En relación con lo anterior, es necesario realizar estimaciones de potenciales daños
para sectores que no son tan importantes en infraestructura pero sí en generación
de recursos económicos, como el comercio y el turismo. Para ello se requiere información detallada sobre estos sectores, que a la fecha no está disponible.
51
referencias bibliográficas
Aufrett, P. (2003). High Consumption Volatibility: The Impact of Natural Disasters.
WP 2962. Washington, D. C.: World Bank.
Corporación Andina de Fomento (CAF). (2000). Las lecciones del Niño. Caracas: CAF.
Corporación Andina de Naciones (CAN). (2009). Atlas de las dinámicas del territorio andino: población y bienes expuestos a amenazas naturales. Lima: Corporación Observatorio Sismológico del SurOccidente (OSSO).
Cardona, O. (2007). Diagnóstico de la gestión financiera del riesgo y propuesta de
instrumentos financieros factibles de retención y transferencia. Lima: Prevención de Desastres en la Comunidad Andina (Predecan).
Cruzado, E. (1999). El Fenómeno El Niño en Piura 97/98 y el rol del Estado: consecuencias sectoriales y sociales. Piura: Centro de Investigación y Promoción
del Campesinado (Cipca), Departamento de Investigación Socioeconómica.
Cummins, D. (2008). Cat Bonds and other Risk-Linked Securities: State of the Market and Recent Developments. Risk Management and Insurance Review, 11 (1):
23-47.
Ferradas, P. (2000). El Fenómeno “El Niño” y los desastres: enfoque y estrategias
de las ONGs. En C. Felipe y J. Canziani (eds.). Sepia VIII: Mesa Regional Impacto
de “El Niño”. Investigaciones Arqueológicas en la Costa Norte (pp. 173-234). Lima:
Seminario Permanente de Investigación Agraria (Sepia) / Centro de Estudios y
Prevención de Desastres (Predes) / Lutheran World Relief.
Fuentes, C., Zapater, A., Cosme, F., Fiestas, P., Justiniani, R. & Santibáñez, C. (2009).
La oferta de microseguros para el nivel socioeconómico C. Lima: Universidad ESAN.
Galarza, E. & Kámiche, J. (2012). Impactos del Fenómeno de El Niño (FEN) en la
economía regional de Piura, Lambayeque y La Libertad. Lima: GIZ.
Grace, M. & Klein, R. (2007). Facing Mother Nature. Regulation, 30 (3): 28-34.
Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). (2009). Censo de Población
y Vivienda 2007. Lima: INEI.
Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). (2012). Sistema de Información Regional para la Toma de Decisiones. Recuperado en febrero de 2012 de
.
Kámiche, J. (2011). Evaluación Social de Proyectos: una mirada desde la microeconomía. Teoría y estudios de caso. Lima: mimeo.
Kámiche, J. & Julien, J. (2011 ). Identificación de mecanismos para la transferencia de riesgos de desastres en viviendas en un barrio de Lima Metropolitana. Lima: mimeo.
Nell, M. & Richter, A. (2004). Improving Risk Allocation throught indexed Cat
Bonds. The Geneva Papers on Risk and Insurance, 29 (2): 183-201.
52
Organización Panamericana de la Salud (OPS). (s/f). Fenómeno El Niño 1997-1998:
Informe oficial del Ministerio de Salud del Perú. Lima: Ministerio de Salud
(Minsa) / Oficina de Defensa Nacional.
Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA). (2010). Mecanismos
financieros, seguro y reaseguro contra desastres naturales en América Latina
y El Caribe: experiencias recientes. México, D. F.: Estrategia Internacional para
la Reducción de Desastres (EIRD).
Von Hesse, M., Kámiche, J., Barra, A., De la Torre, C. & Zhang, H. (2010). Diseño del
Programa Presupuestal Estratégico de la Reducción de la Vulnerabilidad y
Atención de Emergencias por Desastres en el Marco del Presupuesto por Resultados. Lima: MEF.
Páginas en Internet
Banco Central de Reserva del Perú (BCRP)

Caribbean Catastrophe Risk Insurance Facility (CCRIF)

Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)-Sistema Integrado de Administración
Financiera (SIAF). Portal de Transparencia Económica
Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras de Fondos de Pensiones

53
Listado de cuadros
Cuadro 1. Pérdidas totales por el FEN 1982-1983
Cuadro 2. Daños a la producción por el FEN 1982-1983 (US$ millones)
Cuadro 3. Daños a la infraestructura por el FEN 1982-1983 (US$ millones)
Cuadro 4. Impactos socioeconómicos asociados al FEN 1997-1998
Cuadro 5. Daños directos e indirectos generados por el FEN 1997-1998 (US$ millones)
Cuadro 6. Daños totales causados por el FEN 1997-1998, por sectores económicos
Cuadro 7. Comparación de daños sectoriales causados por el FEN 1982-1983 y el
FEN 1997-1998 (US$ millones de 1998)
Cuadro 8. Daños en producción del FEN 1982-1983 (US$ millones)
Cuadro 9. Daños totales del sector agropecuario por el FEN 1997-1998 (US$ millones)
Cuadro 10. Superficie agrícola afectada por el FEN 1997-1998
Cuadro 11. Daño a la pesca por FEN 1997-1998 (US$ millones)
Cuadro 12. Daños físicos por sectores del FEN 1982-1983 (US$ millones)
Cuadro 13. Daños en el sector vivienda a escala nacional por el FEN 1997-1998
(US$ millones)
Cuadro 14. Viviendas afectadas, 1998
Cuadro 15. Daños directos e indirectos por sectores debidos al FEN 1997-1998
(US$ millones)
Cuadro 16. Superficie dañada por departamento (hectáreas)
Cuadro 17. Costo por hectárea dañada
Cuadro 18. Estimación del daño directo por tierras perdidas
Cuadro 19. Inversión en infraestructura de riesgo y diversa, 1999-2010 (US$)
Cuadro 20. Razón para la estimación de daños (US$ millones)
Cuadro 21. Estimación del daño directo por sistemas de riego y drenaje (US$)
Cuadro 22. Estimación del daño por sistemas de riego y drenaje anterior a 1997
Cuadro 23. Escenarios de pérdidas en infraestructura, por nivel de daño (US$)
Cuadro 24. Cambios en el PBI del sector agricultura, caza y sivicultura
por departamento (precios constantes de 1994)
Cuadro 25. Índice de daño 2010, dos escenarios
Cuadro 26. Escenarios para el daño indirecto en agricultura (US$)
Cuadro 27. Escenarios de daños totales estimados en el sector agricultura 2010
(US$ millones)
Cuadro 28. Número de viviendas afectadas por el FEN 1997-1998
Cuadro 29. Porcentaje de viviendas afectadas por el FEN en relación con el total
de viviendas
Cuadro 30. Porcentaje de viviendas afectadas en condiciones vulnerables
Cuadro 31. Valor del daño total en el sector vivienda 1997-1998 por departamento
Cuadro 32. Valor del daño por vivienda por tipo de afectación (US$)
Cuadro 33. Porcentaje de viviendas en condiciones vulnerables en 2007
54
Cuadro 34. Escenarios de potencial daño por tipo de afectación de la vivienda al 2010
Cuadro 35. Inversión en el sector transportes por departamento (US$)
Cuadro 36. Escenarios de potencial daño en el sector transportes (US$)
Cuadro 37. Inversión en el sector saneamiento por departamento (US$)
Cuadro 38. Escenario potencial de daño en el sector saneamiento (US$)
Cuadro 39. Escenarios de daños para los sectores agricultura, vivienda, transportes
y saneamiento (US$ millones)
Cuadro 40. Ventajas y desventajas de los distintos instrumentos financieros para la
retención y la transferencia del riesgo
Cuadro 41. Cuadro comparativo de costos y beneficios de los mecanismos
de financiamiento ex ante
Cuadro 42. Propuesta de gestión financiera del riesgo
55
56
el riesgo existe, asegúrate.
El Proyecto Seguros para la Adaptación al Cambio Climático se desarrolla en el marco de la Iniciativa Internacional de
Protección del Clima (IKI) del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear
(BMU) de Alemania.

PDF Document reader online

This website is focused on providing document in readable format, online without need to install any type of software on your computer. If you are using thin client, or are not allowed to install document reader of particular type, this application may come in hand for you. Simply upload your document, and Docureader.top will transform it into readable format in a few seconds. Why choose Docureader.top?

  1. Unlimited sharing - you can upload document of any size. If we are able to convert it into readable format, you have it here - saved for later or immediate reading
  2. Cross-platform - no compromised when reading your document. We support most of modern browers without the need of installing any of external plugins. If your device can oper a browser - then you can read any document on it
  3. Simple uploading - no need to register. Just enter your email, title of document and select the file, we do the rest. Once the document is ready for you, you will receive automatic email from us.

Previous 10

Next 10